miércoles, 1 de enero de 2014

Sale el 2013 y entra en su lugar el 2014.

Mientras aporreo las teclas de mi ordenador de sobremesa, en la otra habitación el 2013 yace cadáver.  El rey ha muerto, larga vida al rey.

Mientras muchos escupen sobre su cara, otros, menos castigados por la crisis, hacemos un balance menos negativo.  El 2014 debe ser un año mejor para este país.  Es imperativo o la fortuna individual de algunos, acabará asociándose a la del resto del pasaje de un barco que se hunde.   Es imperativo, pero no es ni mucho menos una certeza.  El timonel es un inepto... pero también el capitán, el segundo de abordo y los que pretenden tomar el mando... No nos dejamos engañar, la crisis económica es sólo un síntoma más de la crisis de honradez.

Las rocas siguen en pie y nosotros de momento también, el 2013 tuvo detalles con nosotros y fuimos a despedirlo como sabemos.

La previsión del 31 de diciembre era de lluvia débil y niebla, y eso encontramos.   AEMET, si sabes buscar, lo clava.  La previsión también decía que la evolución climatologica sería tendente a la no precipitación, y a ese clavo nos agarramos.

En el parking de Quebrantaherraduras creímos apostar a caballo perdedor:  Niebla densa mezclada a ratos con chirimiri, suelo empapado y ambiente húmedo.  Tentados estuvimos de dejar los bártulos en el maletero y unir nuestros intereses a los de Antonio...  La pereza y una previsión aun menos alagüeña para el fin de semana nos mantuvo en la idea original.

La realidad puede sacar los colores a cualquier  elucubración... No eramos los únicos apostantes y además, con matices,  se podía escalar. Había un par de chicos haciendo búlder y una cordada metida en "Kyra" (6b).  Nosotros disponíamos de "Casa de los bichos" (6a) y poco más tarde también de "Kyra" y su prolongación "El que ronque paga" (6c). Todas ellas vías de canto y netamente desplomadas. 

El desplome mantenía la roca de ambas vías a resguardo de la humedad, pero la niebla  hacía que estuviera helada.  Dimos 5 pegues cada uno y aunqué allí ya no quedaba nadie más que nosotros, no fuimos capaces de ser lo suficientemente fuertes mentalmente como para dar un sexto pegue que nos hubiera hecho culminar un gran entrenamiento además de una buena jornada.

Al nuevo 2014 le pido lo que le pedimos todos, y lo que le pedimos a todos, y a modo particular, circunscrito al ámbito de la escalada un poco más de fuerza mental para Gema y para mí.

A todo el que se pase por aquí, y haya sido bueno, le deseo un ¡Feliz Año 2014!



El sendero hacia la niebla, en Quebrantaherraduras, como alegoría de un año que se extingue.




2 comentarios:

Mumu dijo...

Animo chicossss. Feliz Añoooooo

Free dijo...

Gracias Mumu. Lo mismo para tí, Antonio y Zulema. Esperamos compartir muchos ratos con vosotros.