viernes, 23 de marzo de 2018

Escalando en Tailandia 2017. Regreso a la Península de Phra Nang (Railay/Tonsai). Parte IV: Escalada.

Viene de aquí:  
    13 de octubre día de descanso.


    Se ha pasado la mayor parte de la noche jarreando agua y la previsión meteorológica no augura un día diferente. Sin embargo hoy nos dan igual las treguas que pueda dar el monzón, hoy lo que toca es descansar de la escalada y explorar el entorno.

    Salimos de la cama un poco antes de que suene el despertador alertados por unos extraños ruidos en el tejado de la cabaña. Tenemos visita, cojo la cámara, abrimos la puerta y nos encontramos a esta criatura maravillosa desayunando unas ramas de bambú junto a la ropa tendida del porche del vecino.

    Se trata de un langur obscuro o de antifaz, estos monos son completamente herbívoros y mucho más tímidos que sus vecinos los monos cangrejeros.  Para sacarles una buena foto hay que tener un buen zoom y ser rápidos, porque tienen pánico al ser humano y necesitan una amplia distancia de seguridad.

    Como dato anecdótico y relevante para los escaladores, la guía local  advierte que en caso de encontrarnos con ellos en una vía de escalada, hay que tener cuidado, pero no por su reacción agresiva, sino porque a este monito le hace gracia mear haciendo puntería con la cabeza de los escaladores.


    Visita de Langur obscuro o de anteojos a nuestra cabaña del Pasook

sábado, 17 de marzo de 2018

Escalando en Tailandia 2017. Regreso a la Península de Phra Nang (Railay/Tonsai). Parte III: Escalada.

Viene de aquí:  


 10 y 11 de octubre de 2017-( martes - miércoles)

Hemos desayunado en el Legacy bien temprano y nos hemos ido a escalar a la playa. Después de que  Gema se pelease con Schlingel Max y yo por última vez con Don Quijote de la Mancha,  nos terminamos de convencer que esa no es nuestra guerra y emigramos, aprovechando la marea baja, ha conocer la playa de Phra Nang al sur de la península.

Nos encanta el sitio, la playa es espectacular, el mar está límpio e invita al baño. En un extremo hay un par de pequeñas cuevas dedicadas a la Princesa de Phra Nang.  Estas dos cuevas son muy curiosas a los ojos de un occidental por estar repletas de ofrendas fálicas, pero también hay palitos de incienso, flores y hasta comida que los locales y los hombres de mar ofrecen a la princesa cuando se les concedidos sus ruegos.

Cueva de la princesa de Phra Nang (cavidad secundaria)

viernes, 2 de marzo de 2018