martes, 12 de agosto de 2008

Avidez de Roca - Cuenca II (20 encadenes más tarde)

Sector Paúles, pie de vía rodeado de caras conocidas mientras Pokol fuerza -Siempre igual-Abordo de "La Perla Negra" o a lomos del "Poyito", los 170 Kms. que separan Madrid de Cuenca parecen cada vez más cortos, tanto que a penas dan para desmenuzar un capítulo de "Guerreros de la Roca". Nos espera nuestra Suite del bosque, con suelo de loneta comprado en San Decathlon, cena de pasta de manos de nuestro ardiente amigo el "Camping Gaz" y un incandescente cielo trillado por millones de estrellas.

Por las mañanas tostadas, café y algún exceso con el azúcar nos ponen lentamente en funcionamiento. Aseo básico, quizás algún estiramiento y primera parada en el Martín Alhaja para abastecernos del agua que usaremos durante el día y terminar de quitarnos las legañas.

Cuando nos ponemos finalmente los arneses estamos en el sector Paúles, de los pocos a la sombra, y cuando nuestros dedos tocan la roca las emociones se mezclan destilando un poderoso combustible que alimenta nuestra energía vital.

La roca inerte se ha convertido en el contexto donde transcurre mi vida, al igual que las canciones de Loquillo, Burning y Sabina integran el hilo musical que suena en mi cabeza o los bares constituyen oasis perdidos donde resiste mi pasada juventud. Gema me cataliza, equilibra el kaos y le otorga sentido.

Señores, esto es Cuenca, mala escuela para acomodados al quinto grado, aquí las concesiones son las mínimas y hay que pelear por cada centímetro de roca ascendida. La roca muerde y se lleva las yemas, las suelas, algún maillón y hasta la moral... A cambio, los encadenamientos saben a gloria y nuestras habilidades son enriquecidas con solo ponerlas a prueba. Aquí si perseveras creces como escalador, pero si te quedas con la primera impresión es posible que tardes en volver.

Pero Cuenca no es solo un paraíso para los escaladores de la zona centro por su gigantesco ramillete de buenas vías, Cuenca es también una ciudad preciosa, un entorno envidiable... baños en el río cuando aprieta el calor, un bosquecillo silencioso y agradable para cenar y dormir... Cuenca sacia las espectativas más pretenciosas en una escapada de fin de semana.

En cuanto al menú vertical, en 4 visitas ya he degustado y digerido 20 de sus rutas, hasta la fecha me quedo con dos: Una por lo que sudé para encadenarla y otra por lo que disfruté hasta encadenarla... La primera la "Arrambla" (6b), mantenida desde la salida, de hecho cuesta encontrar el movimiento que nos mete en la vía. luego no da tregua, no hay reposos, no hay un buen cazo, todo 6b hasta el final... Durante su escalada, un pensamiento para mantener la lucha, "quiero encadenarla para no tener que volverla a hacer y sufrir lo que estoy sufriendo" y un resultado: encadenada A vista.

La otra vía la equipo Pep alrededor del año 2000 "Kágame en la boca" (6b+) y que pudo haberse llamado "Sorayaaaaaaaaaa" de no haber Pep, y Pokol (de quien generosamente proceden las fotos de esta entrada)mediado algún cambio en sus colaboradores de equipamiento. La vía recorre un diedro que tiende a desplazarse ligeramente hacia la izquierda. las chapas están en su sitio aunque un alejillo entre la tercera y la cuarta nos subirá las pulsaciones y le da vidilla. La vía es perfecta por su recorrido, por lo estéticos de sus movimientos, porque tiene su puntillo psicológico en el aleje y por la colocación de sus seguros. Sorprende que en la reunión haya que utilizar un maillón para descolgarse... Por lo visto, el mosquetón original fue sustraído por amigos de lo ajeno. Llevaba un par de fines de semana con ella en el punto de mira, pero nunca estaba libre cuando me proponía acometerla. Así que preguntaba a los que la estaban escalando y siempre me la ponían por las nubes... Me chocó el caso de un madrileño que dijo que venía de escalar séptimos en el Cañón de Uceda y no se atrevió a meterla un pegue de primero por que decía que las chapas alejaban mucho.
En resumen: Una maravilla de Pep y sus pipas. Una vía con sello de autor y por la que por primera vez siento ganas de escalar más vías de un equipador además de vías de una escuela en concreto... Lástima que las vías de Pep suelan llevar de apellido un grado de 6c para arriba...

10 comentarios:

Fer dijo...

Hola free.
Cuenca, mi asignatura pendiente.
Slds

Free dijo...

Yo repito cada semana Fer, llevo 4 visitas en lo que va de año y 3 este mes, el finde que viene ya voy con proyectito en mente. Si te animas, por allí andaremos.

Pokol dijo...

Anda!!!! y a quién asegura el Pep???? ejej, esa foto me suena??????????

Uy esa vía del Pep...cómo alejan las chapas...

Free dijo...

Efectivamente Pokol, la foto está tomada con tu cámara y tomada prestada de tu blog... jejeje.. por otro lado en una ventana amarillita, al pasar el ratón sobre la foto, se cuenta quien la está peleando...

Historias de montaña dijo...

Que hay Mister Free:

Ya sabes lo poco deportivo que soy, pero Cuenca, como a ti, me trae buenos recuedos de hace algunos años, de ciertas reuniones multitudinarias, de hasta 5 comunidades!!!

Escuela cinco estrellas sin duda ;)

Salu2

Free dijo...

Mr. Vlady, un honor. Lo que me ha dicho un pajarito es que te vas a Yosemite... Que suerte y qué huevos. Cuidaos mucho los tres y tráete sobre todo buenas experiencias que contar.

un abrazo.

Vlady dijo...

Jajajaja...
Sabio pararito ese ;)
Intentaré que así sea :)

Por cierto, aun tenemos una clásica pendiente ;)

Otro abrazo!

Anónimo dijo...

veo que te lo pasas bién, sigue asi.
Saludos.
Pablo.

Free dijo...

Hola Pablo se hace lo que se puede y la escalada me evade, me divierte y me pone a prueba, ¿eres Pablo "El Capitán Bultaco?. Si es así es todo un honor tenerte por aquí, si no lo eres muchas gracias por dejar huella de tu paso por el blog.

Pablo y Bea dijo...

eyyy!! nosotros coincidimos con Pep en la Sur directa del Pájaro!! un buen tipo sin lugar a dudas.
Muchas gracias por acercarnos esta tarde a Manzanares Alberto, ya nos veremos!

un abrazo.