jueves, 29 de octubre de 2015

No nos vamos, seguimos camino.

...No nos vamos, seguimos camino. La vida es un gran viaje en el que las etapas son más importantes que el destino.   El destino todos sabemos cual es, y más vale llegar a el sin prisas, cuando toque, y habiendo disfrutado un poquito del recorrido.

A veces  las jornadas en las que viajamos por lo cotidiano nos cansan, las cruzamos en modo automático y las damos por perdidas agazapados a la espera de que llegue ese momento del fin de semana o de las vacaciones en el que poder volar más alto y más lejos.  El error es que creemos que ese es el destino del viaje, que al llegar allí nos olvidaremos de todo y que podremos suplir en pocos días u horas todo aquello de lo que hemos carecido el resto del año, olvidando que con "suerte" volveremos a nuestra ritmo de vida habitual un lunes a golpe de despertador.

Yo, que lo que sé no lo sé por sabio sino por las hostias que me he dado, y porque por edad ya debo haber cruzado el ecuador de mi viaje personal, intento no ser tan torpe de dejar escapar un solo día sin haber echado algo al zurrón de lo que merece la pena y,  ya sea en computo diario, semanal o anual, ser capaz de decir que esto merece la pena y que voy a intentar que lo siga mereciendo.

Lo que quiero decir es que este sábado nos vamos a Nepal, que con suerte vamos a tener unas jornadas  intensas en las  que esperamos saber disfrutar de aquello bueno que el camino nos tenga reservado, sacarle el máximo provecho y aprender de las vivencias. También tener sabiduría para evitar los conflictos, que sepamos evitar los peligros, que no se nos ponga a prueba con toros que no podamos lidiar, que tengamos buenos encuentros con otros viajeros y con los propios nepalíes cuya tierra visitamos, que no le hagamos sentir mal a nadie y que nadie nos lo haga sentir a nosotros, y por último, que el camino nos devuelva a España más unidos y más fuertes para continuar  viaje por nuestra ciudad, nuestro barrio y nuestras vidas cotidianas.

Querida Pepa ya sabes que esta vez no podemos llevarte, pero aunque nos vamos a echar mucho de menos, no te preocupes porque te hemos organizado unas vacaciones con los tíos Almudena, Antonio y la prima Cora.   Zulema y Tula han prometido también cuidar de tí y colaborar para que todo vaya bien.  

Esta, al igual que aquellas caminatas por Picos de Europa, los paseos por la Pedriza o las jornadas en Patones, es otra etapa de tu propio viaje y promete ser interesante, Cora  te garantiza que no vas a estar ni un segundo sola, Almudena que no te va a faltar parque y quizás Antonio os lleve a correr.  Sí lo hace no hagas como el año pasado y no te despegues de él.  Dentro de un mes contamos contigo para seguir juntos nuestro viaje familiar.  Te vamos a echar mucho de menos y serás el aliciente más fuerte  para regresar a nuestra vida carabanchelera.   El año que viene ya está todo pensado para no separarnos de ti.

lunes, 12 de octubre de 2015

Cerrando la temporada de escalada y planificando vacaciones en Nepal


Cuando el  sábado pasado encadené en El Vellón "Vaya movida de Juicio" (6c+), en la libreta de los deberes pendientes, ya sólo me quedaban por tachar la patonera "California Baby" (6c+) y la valeriana "A escape" (6c-7a según donde mires) 
Vaya Movida de Juicio 6c+

Como no tenemos previsto movernos fuera de Madrid en lo que queda de mes, de la valeriana me he olvidado por el momento y como el tiempo empieza a correr en mi contra  me quedan pocas balas que dispararle a la vía originariamente bautizada como "Arizona Baby".

Independientemente de que confluyan las variables de aptitud, climatológicas, de salud o de suerte para encadenarla, en este mes de noviembre de 2015 termina para nosotros una temporada de escalada que empezó el 1 de junio de 2013 cuando finalicé el último examen de la oposición que me dio acceso a un trabajo con el que poder dejar atrás algunos de los problemas más básicos de la vida y también, a tiempo con el que gobernar la dirección de mis pasos durante  gran parte de las tardes, los fines de semana, los festivos y las fiestas de guardar.

En estos 2 años y 5 meses hemos recuperado el valor, la fuerza y hemos vuelto a encadenar.  Gema ha convertido este 2015 en su mejor año de escaladora: Escala normalmente de primera, ha desterrado el pánico y está empezando a controlar el miedo:  Gana ella porque disfruta más (el gran reto), y también porque participa en el juego de poner negro sobre blanco en la libreta de los encadenamientos,  gana también porque  es autónoma en el suficiente número de vías como para no renunciar a salir a escalar si un día yo no puedo,  y gano yo, porqué ya no necesito tener los proyectos cerca de vías de quinto grado lo que me ha permitido poner a tiro vías y sectores, en los que antes me era muy difícil escalar.
Gema escala Pate Picante asegurada por Zulema
Este año he logrado mi primer 7a de Quirós, la Corner y también mi primero de El Vellón, El Rastro del Caracol, he escalado bastante en un sector en el que antes me arrugaba con solo estar a pie de vía como es el "Muro de los Lamentos" de Patones y me he estrenado en el Stradivarius encadenando una de las vías que más difícil me lo ha puesto: "Pedo con Premio",  pero uno de los mejores días fue cuando por fin me hice con "Rejas de Cuarzo", mi gran bestia negra, la vía que hace diez años me dijo por activa y por pasiva  que no iba a pasar del 6c+ y que, ni siquiera iba a ser capaz de encadenar todos los 6c+ que me propusiera... Pues... ¡Toma Geroma! a mis 41 palos el lugar donde se encuentran mis límites aún está por descubir.

Richar mide sus fuerzas con "La Bodeguita de Enmedio" asegurado por Bibiana.
En estos dos años Gema y yo hemos tutelado dos bautismos de escalada: En el ámbito de mi curro Mamen, su chico Raúl y David quisieron probar con nosotros de que demonios iba esto y, hace un par de semanas, nuestros amigos y vecinos de local Richar y Bibiana confiaron en nosotros para dejarse guiar por los caminos verticales de El Vellón. ¿Germinará en ellos el virus de la escalada? 

Pero tenemos ganas de descansar de todo lo que nos es habitual y rutinario, lo vamos necesitando.  Necesitamos poner distancia con todo aquello que nos gusta para echarlo de menos y retomarlo con más pasión y con más carga en las baterías.  Y es que modestamente, nuestra modesta vida nos gusta mucho.

Lo único que no tenemos ganas de dejar atrás  ni tan siquiera por un mes, es a nuestra perra Pepa, pero tenemos la suerte de que las mejores personas que podrían ocuparse de ella han aceptado acogerla durante todo un mes, y que Cora, el miembro canino de la familia de Antonio y Almudena, no tiene problemas en compartir su espacio con su prima carabanchelera.
Pepa perreando

El 31 de octubre nos vamos a Nepal, queremos ver la cordillera más alta del mundo y mezclarnos entre los nepalíes esa gente que tanto está sufriendo por el pasado terremoto y a la que tantas buenas cualidades se les atribuye.

Cuando salgamos de España nos dejaremos en Madrid nuestra piel de escaladores y nos meteremos de lleno en la de senderistas, tras Katmandú nos espera el trekkin de los Annapurnas con el paso de senderismo más alto de el mundo el Thorung La Pass  a 5.416 metros de altitud.  Si nos acompaña la suerte también visitaremos Chitwan, una de las reservas naturales de El Terai, y el tiempo que nos quede, lo gastaremos por el Valle de Katmandú.  Pase lo que pase nos pasaremos un mes entero con el botón de "REC" conectado en la memoria.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Rejas de Cuarzo (6c+) Patones. ***** Sector Púrpura. Preciosa vía con un gran desplome disfrutón y atlético donde talonar bien ahorra muchos resoplidos.  Superando el desplome superamos también la mitad de la vía y accedemos a la placa superior en cuyos primeros pasos encontramos la máxima dificultad. Ahí va el flasheo: Un monodedo de mano izquierda y una secuencia muy precisa de pies, nos deja a tiro una microñapa desde la que nos sostendremos con una ínfima porción de la yema de los dedos de la mano derecha, y desde la cual, aguantando la puerta,  podemos dinamizar con la mano izquierda, hasta una regleta decente. Si acertamos a dar con ella tenemos la vía en el bolsillo.

Rejas de Cuarzo (6c+)

Equipamiento y otras cuestiones.

La vía está bien equipada, con los seguros (Parabolt) bien ubicados siendo difícil pensar en una caída que no sea limpia.

A pesar del sector en el que está, la vía suele pasar desapercibida para los escaladores.  A pie de vía se comenta que requiere demasiado esfuerzo para el grado que tiene.  A mí me parece buenísima aunque le falta un poco de espectáculo en su parte superior para ser 5 estrellas

En resumidas cuentas, buena vía, bien equipada y generalmente libre ¿Quién da más?

Mi historia con la vía:

Hace 9 ó 10 años, dí con esta vía acompañado de mi tocallo y maestro Alberto, creo que acaban de equiparla. Por aquel entonces pensaba que era capaz de encadenar cualquier vía por debajo de 7a si me lo proponía y le daba el suficiente número de pegues.

Acosamos la vía unos pocos fines de semana, éramos capaces de calentar en ella, y de hacerla de corrido, pero la sección clave se nos atascaba.  Finalmente Alberto, en un golpe de inspiración, se la encadenó con una secuencia totalmente distinta de la que habíamos estado ensayando, yo intenté copiarla, pero no me adapté a ella y finalmente desistí de la secuencia y de la vía.

Desde entonces perdí la fe en mis posibilidades y rebajé mis ambiciones como escalador y por supuesto nunca más volví a darle un pegue.

En septiembre volví al sector a rematar "Batida de Coco" y el encadenarla relativamente rápido me hizo volver a mirar la vía con ambición. Tampoco esta vez me resultó fácil. Las únicas diferencias que noté tras el primer pegue con respecto a los recuerdos almacenados en la memoria fueron que montar la vía no me suponía ningún estrés y que la ñapa de bidedo que utilizábamos Alberto y yo, no la había tocado nadie más desde entonces.

Cuando ya más o menos empezaba a tener una idea de como iba la película, tuve la suerte de que Paco Murcia se metió a escalarla y en el descuelgue se detuvo a matizar los pasos para mi.  Ahí pude confirmar que iba bien encaminado y también descubrir pequeñas diferencias que marcan la diferencia entre salir airoso o volverte a casa con el rabo entre las piernas.

Aun tuve que trabajarla un poco más. Durante varios pegues obtuve el mismo resultado, pero en un momento dado descubrí que girar la rodilla hacia dentro me hacia llegar más cómodo a la ñapa y en mejor disposición para el lance.   En ese momento ya sabía que la vía iba a ser mía, y así fue tras13 pegues y 5 días invertidos.


El monodedo despellejado después del pegue definitivo. Sobre la mano, la Quilla de barco que conforme el desplome de la vía.







lunes, 24 de agosto de 2015

Patones - Batida de Coco (Sector Sangre)

A veces los blogs, se convierten en una ventana en el que el ego del que escribe se asoma al mundo para mostrarse, hacer alarde y esperar reconocimiento.

No es mi caso cuando describo aquí las vías que voy encadenando... Una vía de 6c suena a mucho para escaladores que empiezan, pero es muy poco para escaladores que llevan ya en esto unos años... Cada vez dudo más de todo y a veces le doy muchas vueltas a si estoy o no legitimado para opinar sobre cosas de este mundillo.   Es una realidad que año a año se ven en las paredes  más cracks: chicos y chicas, hombres y mujeres que son capaces de hacer cosas que se quedan a años luz de mis capacidades. La gente no tiene miedo a caerse, está mucho más fuerte y es normal encadenar vías por encima de 7a.   Yo hago lo de siempre, y me cuesta un mundo.  Creo que lo mejor de mí como escalador, es que sigo disfrutando después de tantos años y que a pesar de mis 41 años y de no haber sido dotado con grandes aptitudes para el deporte, he conseguido seguir escalando con la vista fija en el escalón de dificultad superior, que a veces rozo pero que hasta ahora no he sido capaz de conquistar.

Los 16 pegues a "Pedo con premio", el 6c del Stradivarius que me ha traído por la calle de la amargura, se han convertido en un ejercicio de obstinación del que no se si saco más cosas positivas o negativas. Muchos me machacarían en el bar por esa forma de hacerme con las vías que se aleja tanto de la escalada a vista, el ideal de todo escalador deportivo que se precie.

Yo lo enfoco pensando que, en el pegue dieciséis, fui capaz a nivel físico y mental de hacer los pasos de una vía de escalada que 15 pegues antes me superaba por los cuatro costados.   Sufrí distintas fases: Obstinación, ambición, emoción... y finalmente hastio.

Encadenarla era la diferencia entre ser un escalador poco dotado pero con fuerza mental para no rendirse, o un escalador poco dotado que se conforma con escalar sólo el tipo de vías en las que se encuentra cómodo.

El tema mental depende de uno mismo, y a mí, a pesar de la cantidad de veces que he tenido que hincar la rodilla en el suelo por estos y otros temas de la vida, no hay cosa que más me joda que rendirme.

Esta introducción hoy me resulta necesaria de nuevo para hablar de esa vía de Patones que encadené al segundo pegue del día, séptimo de este año y no se cuantos en total, pues el año pasado la tuve muy cerca, pero su popularidad, y el cierre de enero de parte de la escuela, impidieron que la pudiera rematar.

Una vez más, la descripción de las vías que salen en este blog, no tiene la intención de tirar flores sobre la capacidad de quien esto escribe, sino la de verter información para quien la quiera sobre vías que estén en su radar y para el que la opinión de un colega, en el sentido corporativo del término,  sea de su interés.

Batida de Coco (6c): Patones, sector Sangre.  Vía popular, muy codiciada, comparte parte de itinerario con la poco visitada "Que coño tiene la del moño" (6b+) y reunión con la igualmente popular "Si quieres sangre" (6b+)

Es una vía de placa, de mucha continuidad, sin ningún descanso bueno.  Tiene los seguros justos para ir con tensión y precaución pero no es especialmente expuesta. Está protegida con Parabolt y la reunión es una "U" química que tiene un mosquetón de descuelgue y otro que no se abre porque está cerrado con saña.

Los cuatro primeros seguros se van ganando con mucho esfuerzo y los pasos no son evidentes como para escalar fluido (al menos para mí), a partir del 5º (creo recordar) hay que hacer una travesía a la izquierda que no deja de ser un escaqueo que deja la vía en 6c (como viene en la guía). Salir recto complicaría la vía bastante y su grado probablemente sería de 7a o más.

Chapado el sexto seguro la vía se suaviza, pero iremos bastante hinchados de antebrazos y aquí no se dan facilidades de pago hasta casi llegados a la reunión.

Un pasote de vía, la roca está bien y la línea es muy bonita, hay razones para que sea "guapa, famosa y deseada".

martes, 18 de agosto de 2015

Pedo con Premio - A pico y pala

Pedo con premio (6c): vía patonera del sector Stradivarius.  Corta, de unos diez metros, dos chapas y reunión. Rabiosa de principio a fin, atlética y técnica por igual.  El paso más duro es expuesto, conviene chapar el primer seguro no con una exprés sino con un mosquetón de rosca, la segunda chapa está lejos y el suelo muy cerca, cada centímetro que podamos alejarnos de él ante una eventual caída vale su peso en oro.

Mi experiencia: Después de dar por imposible la Stradivarius, por la incesante afluencia de escaladores que no la dejaban descansar, localicé esta otra vía de igual grado y generalmente vacía.   Después del primer pegue, entendí su falta de popularidad.

El primer parabolt está bajo, pero no lo suficiente como para chaparlo desde el suelo.  La pértiga es una buena solución para poner la primera cinta, pero como dije arriba, mejor poner solo un mosquetón, si es de rosca, mejor que mejor.  Si no se tiene pertiga y no se llega, también se puede poner descolgándose de la reunión de los dos 6a's de su izquierda.

Volviendo a la pértiga, encontrarse puesta la exprés del segundo parabolt evita taquicardias innecesarias, ya es bastante duro pasar la cuerda como para además poner previamente la cinta.

Como el paso es expuesto, yo lo ensayé varias veces con un alargue de varias cintas. Cuando tuve la secuencia matizada y estuve más o menos seguro de que podría chapar bien, entonces ya obvié el alargue y tiré para arriba en el pegue definitivo.

El paso de salida desde el segundo parabolt ya rumbo a la reunión es una travesía a derechas que no es tampoco un trámite, hay un talón que ayuda para poder agarrar un canto decente con la izquierda, pero hay que apretar el paso, y estabilizarse bien con los pies para ganar la reunión.

Es la vía que más me ha costado encadenar, pero no es la de más grado que tengo en la libreta. Curioseando los comentarios de otros escaladores que la han encadenado (8a.nu) por lo general, no la consideran tan dura.

No creo que sea una vía para disfrutar, ni mucho menos, yo no la recomiendo si se tienen otras opciones, pero después de superar con creces mi record de pegues  (6 días = 16 pegues) y pasar tanto tiempo juntos, al final, ya no me parecía tan fea, quizás como dicen, el roce hace el cariño.

Consejos técnicos:

-Chapa el primer parabolt con un mosquetón de rosca,(no con una exprés.)
-Los agarres muerden la piel, los dedos menos curtidos agradecerán el esparadrapo.

Apunte final:  En este enlace de youtube, un escalador que se llama Nacho, me confirmó algunas secuencias y me flasheo otros movimientos... y todo esto sin conocernos, oye.
https://www.youtube.com/watch?v=s-Jfdz6uL6g.

Pedo con Premio.  Vista así no parece gran cosa... Que conste que el alargue no lo utilicé en el pegue final 


jueves, 6 de agosto de 2015

Peña Rueda

Después de Dios, la casa de Quirós.

Existen otros lugares bellos en el mundo, pero el nuestro es éste.  No nacimos aquí y tampoco vivimos en este valle, ni siquiera tenemos escriturado a nuestro nombre un trozo de tierra, una casa, un establo o una cabaña. Lo único que podemos alegar es que las cosas pertenecen a quien más las quiere, pero nuestro título de pertenencia no está depositado en ningún registro de la propiedad... Más bien el valle nos posee a nosotros, primero me embrujó a mí en aquel primer viaje con Omar y Jonás... y luego, yo he intentado atraer a él a las personas que más he querido... Conmigo en sus vidas Gema y Pepa no tenían ninguna oportunidad de escapar a su hechizo.

Hechizados y seducidos nos hemos mantenido constantes año tras año desde el momento del primer flechazo, pero  la idea de que  poco podía sorprendernos ya del concejo de Quirós empezaba a germinar en nuestras cabezas,  si bien, las ideas equivocadas no deberían echar raíces muy profundas y en este caso, tardamos poco en descubrir que el camino no acaba donde pensábamos y que razón tenía Sócrates cuando en boca de Platón nos hizo saber que no sabemos nada.

No es la primera vez que, en vez de mirar hacia las paredes rocosas de El Llano, al girarnos para contemplar el embalse de Valdemurio y su entorno,  nuestros ojos se detienen en una montaña de cima  plana y alargada que, imponente domina  el horizonte. No, no era la primera vez, pero en esta ocasión  algo la pone en el radar, y como si todo estuviera escrito, diversas conversaciones cruzadas a pie de "El Escalón" parecen hacerse oír con el único propósito de empujar la ascensión de "El Alpamayo asturiano" a la cabeza de nuestras obsesiones realizables.



A veces las señales del destino son tan abrumadoras que hasta pueden hacer dudar, pero el destino también tiene recursos  para dar empujoncitos sin que se note, su recurso en  nuestro caso, es un miembro de una cordada próxima que, al referirse a Peña Rueda, dice las tres fases que terminan de hacer virar nuestro rumbo en su dirección: "Está en Quirós, se sale desde Lindes y en esta época se sube andando".

Peña Rueda  se puso así por delante de nuestro regreso a Picos o de la visita a Peña Ubiña con quien en algún momento llegamos a confundirla.

Al día siguiente, decidimos acercarnos a  Lindes sin prisas y con la única intención de reconocer el terreno que íbamos a pisar. Lindes es uno de los dos pueblos más apartados de Quirós, y así, un viejo dicho, se refiere a su antigüo aislamiento de esta manera: "Lindes y Cortés de Quirós, la última palabra de la voz".

La carretera parte de Santa Marina, y tras atravesar 11 Km de bosque y minúsculas parroquias, llega a Lindes, atraviesa el pueblo hasta el final y muere junto al camino que cogeremos para ir a Peña Rueda.

Allí mismo, junto a la estética iglesia de Santo Tomás (1930), existe una pradera en la que se puede aparcar.  A pesar de ser un pueblo "semiabandonado" como lo describe alguien en Internet, no somos el único vehículo estacionado allí.   
Iglesia de Santo tomás

Son las dos de la tarde, el sol aprieta desde lo más alto de su trayecto y las sombras donde cobijarse escasean.

Dos tipos van y vienen ocupados en sus tareas. Nos relajamos cuando se toman con tranquilidad la obsesión de Pepa por incordiar a los gatos. Quieren conversación y nos abordan con un saludo,  antes de preguntar, nos facilitan información sobre la ascensión donde iniciar la ruta y la dirección buena a tomar tras la primera bifurcación del camino; también nos recomiendan no hacerla esa tarde, dormir allí y madrugar para evitar la exposición al sol y también, que al bajar nos tomemos la cerveza de celebración en su bar.

La información es útil y bien recibida pero ¿Hay un bar? Pues sí, Lindes cuenta con una pequeña "cantina" que ocupa el edificio de la antigüa escuela y descubierto este hecho no creemos necesario esperar a la ascensión para tomarnos ya una cerveza. El hombre al que seguimos dentro es el "barman" y el otro  le estaba echando una mano  con la reconstrucción de la chimenea.

Los bares, independientemente de su tamaño, son siempre origen de encuentros y de información interesante. Allí nos enteramos de que Lindes, incluyendo todos sus edificios, la iglesia, ese bar y los terrenos que lo rodean incluyendo Peña Rueda, pertenece desde muchos años atrás a una misma familia de antigüos "señoritos", y que de hecho, nuestra visita coincidía con la presencia de uno de ellos en la parroquia.

Tras una fase de tanteo con respecto a las diferentes opiniones que nos sugieren las fotos antigüas de las paredes del bar, con el cadáver de algunos osos y sus felices "abatidores", llegamos a la conclusión de que, es posible el encuentro entre posturas diferentes siempre y cuando se cumpla en tiempo y forma lo comprometido por todas las partes.

Por hacer tiempo y por quitarnos del castigo del sol, tomamos el mismo camino que nos llevará a Peña Rueda pero en sentido descenso, que atravesando un hayedo, nos deja en 20 minutos en un río con caudal escaso, pero suficiente para refrescarse y meter las piernas hasta las rodillas. El agua fría las dejará perfectas para exigirlas al día siguiente.

El lugar es solitario y Pepa está inquieta, pero al mismo tiempo es bonito y agradable. Comemos allí y nos entretenemos despejando una zona del río de piedras.  Cuando las nubes cubren el poco sol que se filtra hasta allí nos retiramos sobre nuestros pasos dispuestos a cenar pronto y prepararlo todo para el día siguiente.

Peña Rueda tiene 2.152 metros, el camino a la cima no es evidente y ocupamos parte de la tarde en descargarnos de Wikiloc una ruta fiable que copiar al GPS del móvil, lo logramos aquí: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10100155.  Por cierto, hay poca cobertura en Lindes, el único lugar con buena recepción está en una especie de escombrera junto a la fachada izquierda de la iglesia, para acceder a ella puede ser necesario reiniciar el móvil un par de veces, pero en el lugar adecuado, se pilla hasta 3G.


No os dejéis fiar de aquellos que os digan que el trayecto es muy fácil de seguir y que está muy marcado, no es así, sin conocer la zona y sin mapa no lo hubiéramos logrado sin el track.  No hay marcas de PR, GR o similar. Un primer poste en el pueblo indica el sentido en el que hay que tomar el camino y un segundo poste a unos 20 minutos desdobla el camino, hacia la cima de Peña Rueda hay que tomar el de la derecha que es difuso al principio, luego quizás haya alguna zona sin hitos  y senderos que a veces se difuminan justo antes de un giro de 90º.

Con el track descargado en el móvil desde wikiloc y el GPS con pilas por si nos quedásemos sin batería, cenamos tranquilos y nos recogemos pronto. Ponemos el despertador a las 6 de la mañana. 
No somos muy de madrugar, cuando suena la alarma aun es de noche, nos retorcemos y nos concedemos media hora más de sueño.  A la segunda sí va la vencida nos despertamos, hacemos café y tomamos un par de sandwich casi sin hambre, pero por tener las pilas bien cargadas. 

El camino siempre va en ascenso, y casi lo agradecemos. A la salida del pueblo hay un abrevadero y una fuente, pero vamos hasta arriba de agua (3 litros cada uno), así que no nos detenemos y seguimos cogiendo ritmo.  

Esta primera parte discurre en medio de un bosque, el sendero es bonito de andar, no comprendo como Sito pudo decir que esta ascensión no merece la pena.

Atravesamos un primer enclave ganadero, y poco más tarde otro.  Tenemos precaución por Pepa, las vacas asturianas están muy escamadas con el tema de los lobos y la consideran una amenaza.  Pedro Yubero, su veterinario y también un gran aficionado a Picos, nos ha advertido varias veces del asunto.  Un par de vacas salen al paso a pesar de que Pepa va atada, blandir un buen palo al aire y un par de voces en tono pastor las hacen cambiar de idea.

 Llegamos a una falsa planicie y el camino, que ya se había convertido en sendero desaparece. Veo los picos de mi alrededor e imagino que Peña Rueda es uno de los de la izquierda, Gema cree que hay que seguir de frente.  Recurrimos al track, y es justo la opción que ninguno de los dos había considerado, hay que hacer un giro de 90º a la derecha e ir campo a través hasta recuperar el sendero que hemos perdido unos cincuenta metros atrás.   Con la dirección clara y ya en una resoyante ascensión, volvemos a perder el camino en un nuevo giro, pero ganada la meseta es fácil retomarlo gracias al track.

A partir de aquí los hitos siguen la cornisa de la montaña en dirección lógica de ascenso, ya no necesitamos consultar más el track pues es evidente, pero si miramos ciertas referencias como distancia y altura, para controlar nuestras fuerzas.

La cornisa se vuelve a veces más pina, para relajarse y volver a ponerse pina... Es evidente que estamos cerca, y así es, por fin llegamos al vértice geodésico de la cumbre.  Hemos tardado algo menos de 3 horas.
Autofoto de cumbre
 
Restos del vértice Geodésico de la cumbre
Bajo nuestros pies, un mar de nubes no nos impiden disfrutar de una buena vista de cumbre, podríamos seguir el track haciendo la circular, pero nos inquieta ir a ciegas por un terreno no registrado por el track log, tampoco queremos andar por andar sin visibilidad alguna, y nuestras piernas y patas, simplemente con el hecho de volver por donde hemos venido, ya se van a llevar un buen tute, así que decidimos esta opción tras tomarnos una barrita y visitar la cercana trinchera de la Guerra Civil.

Cima de Peña Rueda desde la trinchera de la Guerra Civil

Bajamos a buen paso, y cuando el terreno lo permite trotamos, Pepa disfruta como una cachorrita y se la ve comandar la bajada con un extraño movimiento circular de rabo... su máxima expresión de felicidad.

5 horas y media después de haber iniciado la excursión, retornamos a Lindes, nos cambiamos la camiseta por una seca de algodón y las zapatillas five ten por nuestras crocs, ya solo falta tomarse la cerveza de celebración.  

En el bar nos reciben con alegría y nosotros nos alegramos un montón de celebrar con ellos nuestra aventura.  Nos sugieren repetir visita en invierno cuando la nieve llega en el pueblo a más de un metro de altura y no decimos que no, por qué ¿y si sí?

Por nosotros encantados. De momento nos vamos a Caldas a darnos un homenaje de despedida en su balneario de aguas termales.

Gema contempla la cima de Peña Rueda desde el mirador de La Cobertoria

martes, 14 de julio de 2015

Quirós 2015, una vía nueva y una espinita menos.

Córner (7a): Doce pegues y cuatro días me ha llevado hacerme con mi segundo 7a del año y sexto de mi curriculum vertical.   La vía tiene todo lo que un trozo de pared de roca tiene que tener para que la motivación no decaiga pegue tras pegue y la ambición se venga arriba a medida que el objetivo se va aproximando.

En resumen, a esta vía se accede escalando previamente la "Placa Fina", que tendrá aproximadamente unos 20 metros y una dificultad de Vº.  La vía mencionada nos deja en una repisa  desde la cual se puede hacer un buen reposo, es más, recuperado el aliento conviene trepar los primeros metros hasta dejar pasada la cuerda por el primer seguro de la Córner y bajar de nuevo a reposar a la repisa, pues las apreturas llegan desde el principio y es un esfuerzo menos a realizar.

La Corner es una placa desplomada que combina chorreras, regletas pequeñas, pinzas, cantos laterales y mucho, sobre todo mucho juego de pies.

El paso más duro está casi arriba en el último químico, desde él hay que irse a la izquierda para alcanzar con dificultad un buen canto lateral y remontar en movimientos rápidos, casi dinámicos hasta la reunión.

Debe ser muy difícil de sacar a vista, de hecho a mi me llevo muchos pegues aprenderme una secuencia de movimientos que me valiese, pero no soy una buena referencia en estas vías tan duras.

Dos apuntes de Sito:  Sin su flasheo en el paso clave no se yo si hubiera logrado hacerme con la vía, a mí me salía más lógico salir recto desde el último químico... y aunque creo que esposible, doy fe que es bastante más difícil.

Según la misma fuente, otra vía similar en dureza pero cotada como 7a+ es  "Efectos Especiales", quien sabe si un día yo  pueda corroborar esa opinión.

La Placa Torres (6c): En principio la dí por encadenada en nuestra visita a Quirós del año pasado (2014) pero en aquel definitivo pegue, cometí el pecadillo de utilizar un alargue en una zona no peligrosa de la vía, y en la que además, la dificultad cedía notablemente. Aquello era como hacer oficial mi condición cobarde, así que dispuesto a dejar las cosas en su sitio, fui a por ella enfilado. Dos pegues más tarde lograba quitárme la espina de mi conciencia y hacerme merecedor de esa vía que ya lleva un año registrada en mi libreta.