lunes, 2 de enero de 2012

Puente de la Constitución II - Andorra, Carretera y manta.


...Pues bien, nuestro paso por la Manga, a una hora de Leiva, nos dejó buen sabor de boca, un entrecot a la pimienta, y muchos agradables momentos cotidianos con "El Clan de Almu", pero eramos uno menos a la hora de subirnos a la furgo y se nos quedaba un no sé qué extraño en el estómago... Nuestra relación con Pepa es exactamente la misma que la de esas viejas medio chifladas que hablan con sus chiguaguas en el parque... Sólo nos falta ponerle trajecitos y enseñar su foto a desconocidos... Pero todo se andará.


Ahora nuestras Continental, buscarán y se mantendrán adheridas durante unos cuantos cientos de kilómetros a la AP-7, al principio la radio parece no funcionar, pero sólo es un susto. Carretera y Manta.

Con las últimas horas de luz del día llegamos a Torrelles del Foix, en la Provincia de Barcelona,  allí hacemos noche en Ca Sala una especie de hostal rural, que nos acoge gracias a una de esas cajitas rojas cortesía de una persona agradecida a Gema. (Aprovechamos la ocasión para informar, por si a alguien le da corte preguntar, que aceptamos todo tipo de regalos, ya sea material deportivo, dinero, artículos electrónicos,  trajes, o un cargo de asesor en telefónica... por poner algunos ejemplos)

El Hostelero nos acoge agradablemente, pero nos dispara como una metralleta las condiciones de uso y lo que podemos hacer por la zona... Casi ni respira...  Se me ocurre decir, que si eso ya,  que me lo explique mañana... Pero mientras pestañeamos, le vemos ponerse el abrigo y largarse calle abajo a toda pastilla mientras responde con educación "Mañana si eso ya... pues ya... "

Faltan cinco minutos para el Barcelona-Real Madrid y casi le jodemos el partido.

La habitación es humilde pero agradable, no nos quejamos, la sábanas son calentitas y la ducha sale con presión y con la temperatura adecuada... El desayuno está incluido y se sirve en una cafetería cercana: Pan tomaca, pastitas, zumo y café.   Como en muchos otros ámbitos, en un hospedaje tambíen vale más un buen interior que una bonita carcasa.

Cruzamos la frontera con Andorra con expectación...  Llevamos de todo... a ver si se van a pensar cuando crucemos de vuelta que en vez de "llevar de todo" "traemos de todo" y la vamos a liar.
Le contamos a un aduanero nuestros desvelos y nos tranquiliza: No es lo mismo ir que venir, pero si vienes con lo que ibas y no vas con 10 veces lo mismo de lo que traías...    En fin algo complicado de contarle a un juez, pero que sonaba convincente... Al fin y al cabo ni fumamos ni bebemos los suficiente como para complicarnos la vida.

Sergio, nuestro enlace en El Tarter nos espera en la puerta del supermercado y nos conduce al apartamento que nos han buscado Amaya y Carlos... Nada más cruzar la puerta del garaje casi arranco las bicis de cuajo, por suerte los daños se reducen al timbre de mi Giant...  Casi como volver a nacer.

En Andorra los objetivos nada tienen que ver con la escalada, se trata de pasarlo bien, aprender a esquiar, volver a ver a nuestros amigos de Turquía y comprar todo lo que nos de el dinero que llevamos...

El único objetivo incumplido es este último y por decisión bilateral.   No nos gusta el sistema de no poner precios a las cosas y tener que preguntar continuamente cuanto valen...  Además los precios que nos dicen no son nada especial.   La única tienda seria que encontramos en este sentido es Alpesport, unos pies de gato nuevos fueron nuestra única compra Andorrana.

Nuestro paso por Andorra fue escogido exproceso para estar en temporada baja, gracias a eso, y a la falta de nieve nos encontramos las condiciones perfectas para aprender...   Es decir, sin nadie.  Pas de La Casa tiene 5 ó 6 pistas abiertas y Grau Roig también, así que como nosotros somos principiantes nos sobra.

Fabrizio seria nuestro profe durante 4 días y parte de la causa de nuestra ruina económica...  Sarna con gusto no pica dicen... pero ver menguar la cuenta de esa manera y a esa velocidad, confieso que escuece un poco.

Después de cuatro días de clases conozco los fundamentos básicos para pasármelo bien y hasta me la juego en una pista negra. Me detengo cada dos giros pero llego en pie hasta el final.  Me siento un héroe... Cosas de ser principiante... Aun recuerdo aquellos primeros V+...

Gema aprende a hacer la cuña, y se lo toma tan enserio que se pasa 14 horas haciéndola, conclusión, lesión de rodilla el miércoles y cuerpo absolutamente "reventing" esa noche.    Nunca la había visto tan cansada...  Es hasta gracioso verla así, le pesan hasta las uñas.


El otro objetivo de nuestro "Salto Andorrano" era volver a ver a Carlos y Amaya, los encontramos bien, muy bien. También que casi son ya tres...   Nos invitan a cenar a su casa y nos echamos unas buenas risas.  Casi como si estuvieramos en el Kaddir's Tree Houses de Olympos.   Sólo falto la partida de Rummikub.

Alberto y Carlos
El sábado ya estába todo el bacalao vendido y la cuenta de gastos suficientemente engordada... Un gusanillo en los dedos nos indicaba que también teníamos mono de escalar... Es tiempo de regresar a casa.

No hay comentarios: