domingo, 29 de enero de 2012

La Ignatius

 Habíamos dejado atrás un jueves de libranza invertido en terminar de dar un repaso a lo aun pendiente de la Cara Sur de la Tortuga, y aprovechar la coyuntural circunstancia de encontrarnos un sector habitualmente masificado, en condiciones de trabajar los deberes no resueltos sin presión.

No fui capaz de lograr el objetivo final, pero acabé contento.  A mi modo de ver, aguantar cinco pegues a un 6c viniendo del estado de forma del que vengo y habiendo logrado matizar cada uno de los pasos duros, supone un justo resultado que a mi estado de forma mental.

Además, ver que Gema va siendo poquito a poco capaz de "menearse" sobre unas placas pedriceras que siempre la han apabullado y, que junto a unos primeros recursos técnicos, comienzan a llegar sus primeras conquistas top-roperas... y sus primeros esbozos de satisfacción granítica...    Queda mucho camino por recorrer, pero queda menos para lograr que ese recorrido sea divertido en tiempo real.

Pepa también triunfó. Una cordada vecina trajo a su cachorro de Labrador y juntos, pronto supieron en que emplear tan afortunado encuentro: Carreras, hoyos, y la degustación de cierta materia que prefiero no comentar...

Así que más que contentos, y bien repletos los depósitos de la "satisfacción deportiva", había llegado el ansiado momento de quitar las telarañas del arcón donde guardamos la "cacharrería pesada".   Con la inestimable participación de Alfonso pretendíamos hacer "nuestra primera al Yelmo" y si bien a mi me apetecía hacer la Ignatius y la Piratas (por aquello de continuar con el repertorio de David Alcojor) los objetivos consensuados sustituyeron la Piratas por la Julito.

El caso es que en la conversación telefónica en la que quedaron establecidos los objetivos, ya me sorprendió bastante la hora propuesta de quedar: Las diez de la mañana en Carabanchel, no sonaba a hora muy "Pro" que digamos... Pero vamos, que como no me gusta madrugar, y es la hora habitual en nuestras jornadas de deportiva, tampoco le dí más vueltas.

Quedar a las diez... con contratiempos incluidos supone salir a las 10:20, aparcar en los aparcamientos más alejados del Tranco a las 11:10 y estar a pie de la Ignatius con el arnés puesto a las 13 horas.   No seré yo quien meta prisas...  Pero a mi  ya me daba un nosequé de que no nos iba a dar tiempo a hacer las dos.

Estábamos practicamente solos en el Yelmo, aunque nos precedía una cordada de dos que acababa de iniciar su singladura en nuestra vía.  Diez minutos después de verles desaparecer por el segundo largo había llegado nuestro momento.

Este es el resumen de nuestra ascensión:

Alfonso en la R1
L1. Alfonso que ya ha escalado esta vía al menos un par de veces, me cede la  cabeza de cordada.  El largo es un corto muro de regletitas bien protegido con tensores químicos.  En un plis alcanzo la reunión montada con una U química.  De momento la cosa se deja hacer y el estrés es nulo.

Gema y Alfonso se reunen con migo en menos que canta un gallo.   Alfonso en plan generoso me cede de nuevo la cabeza de cordada.






L2.  Se trata de nuevo de seguir los químicos de la pared, el tercero está a tomar por saco y esta vez el terreno es placa de adherencia.  De nada me vale saber que según todas las guías la dureza no pasa de Vº grado.  Me acojono como hay Dios, pero no me bloqueo, veo cerca una reunión... pero no es la que busco.. En su día, llendo de paquete con Javi nos desviamos por ahí sin pretenderlo y acabamos haciendo los largos superiores de la Ferroviarios.   Esta vez iba avisado, giro la vista hacia la derecha y veo lejos un cuarto químico.  Sigue el estrés pero menos, pienso que una eventual caída con mal resultado es cada vez más difícil.
Inicio del 2º largo

Una reunión con dos anclajes químicos me recibe "agradecido".

Me sorprende ver que Gema se planta en la reunión sin alterarse demasiado y no me sorprende nada ver a Alfonso presentarse en la reunión jadeando... no ha tardado ni cinco minutos en fumarse el largo.

L3.  Le corresponde a Alfonso, pero bien por generosidad, bien por otros factores, se me otorga la oportunidad de llevarme la "experiencia completa" y la acepto encantado.   Ahora nos bajamos al IV+ en lo que a nivel de dificultad se refiere y si hemos pasado lo anterior...

De nuevo parto a la conquista de los alejados químicos.   Al principio la dificultad parece mantenerse, pero enseguida la placa pierde inclinación de manera inversamente proporcional a la distancia entre los seguros.  Aunque mantengo el nivel de atención el nivel de estrés va en descenso.   Esta vez me acoge una reunión con un químico y un parabolt (el único de toda la vía).

En este largo Gema se ve superada por la acumulación de tensión y se descompone un poco...    Me sorprendo, porque objetivamente es en todos sus aspectos más sencillo que el anterior...  En fin, la adherencia, el tiempo en pared y la catalización de las tensiones de los demás... quien sabe como funcionan los miedos de cada uno.   Se descompone pero no se detiene... Alfonso y yo, cada uno desde un extremo del largo la animamos.  La conozco bien, cinco minutos después de ganar la reunión y el bajón es cosa del pasado.


L4. Damos por hecho que no hay reunión equipada, enfrente de nosotros dos cáncamos son toda la protección del largo.  No hace falta nada más.  Se trata de un IIIº con intensidad decreciente.    Alfonso encabeza el largo, es más de fiar montando reuniones que yo.  Le vemos sobre pasar el "famoso árbol seco"  y desaparecer sobre unos bloques que están algo más arriba.   Enseguida da la salida a Gema y me quedo unos instantes sólo y despreocupado de todo.  Intentando disfrutar del paisaje.  Sólo quedamos nosotros en el Yelmo. Hemos debido de tener mucha suerte.
Vistas desde la R3: Embalse de Santillana y R de "La Culpa la Tienes Tú" (creo)

Reunidos todos junto al bloque donde Alfonso ha montado la reunión triangulando los tres friends que llevábamos, nos desencordamos y nos calzamos las zapatillas.  Ahora se trata de andar hasta la cumbre.


Trepada final
En este recorrido no hay que ser un as de la orientación...  El Yelmo es un domo granítico y lo único que hay que hacer es ganar altura por donde menos yuyu nos dé, pronto daremos con la cima y su vértice geodésico.  

Foto de cumbre
Habíamos pactado con Gema no someterla a la experiencia de un descenso por La Valentina y por eso, tras la foto de cumbre, nos empleamos en la búsqueda de la grieta norte, por donde se encuentra el acceso "normal" al Yelmo.

Tardamos un poco en dar con ella y eso nos creo cierta inquietud... sólo cierta, porque acabamos encontrándola y en menos que canta un gallo emergíamos por el otro lado con un único pensamiento: "Pepa"

Casi a la carrera bordeamos el Yelmo hasta llegar de nuevo a la Pradera.  Desde allí empezamos a llamarla a gritos... Considerando que podían bajar mucho las temperaturas preferimos no dejarla atada.  Hacía tres horas que habíamos iniciado la vía y estábamos preocupados con lo que hubiera podido pasar.

Cuando estábamos apunto de preocuparnos de verdad, la vemos salir al galope a nuestro encuentro.   Quien no tiene perro no puede entender la emoción que humanos y perro compartimos en ese momento.   Ahora sí que podíamos decir que todo había salido bien.

Tal y como exige la UIAA para homologar una ascensión y después de un largo descenso ya con los frontales encendidos, tocaba "cerrar el largo" en la Pizzeria de Manzanares.   Cuatro cervezas, dos copas de vino y una maxi familiar más tarde dábamos por concluida la aventura... ¿La próxima quizás la Piratas?

Epílogo:

La guía de David Alcojor "Clásicas de la Zona Centro" a parte de tener un croquis bastante deficiente (la referencia en este caso, sigue siendo la de J. Ignacio Luján y David A. Zapata) indica que el segundo largo  tiende hacia la izquierda, cuando es todo lo contrario... Ojo, porque te metes en la Ferroviarios. 

También indica como único material a portar cintas exprés y material para montar las reuniones equipadas...

Si se decide hacer el 4º largo y no destrepar por la Valentina nosotros consideramos más conveniente subir además algún friend para no someter la seguridad de la cordada  a la  protección de un arbolito que tiene toda la pinta de estar seco.

2 comentarios:

Mumu dijo...

La del clan almu te dice que ooooole por la ignatus, pero lo de pepaaaaaa, ayyyyyyyyy pobrecitaaaaaaaa.

Free dijo...

...Ya ves Almu, empezamos la vía con el corazón "partio" pero a la vista del resultado, me alegra decir que esta vez acertamos.

Espero veros este finde.