lunes, 23 de enero de 2012

Deberes

...Los escaladores puramente deportivos solemos tener la manía de intentar dejar encadenada, toda vía hija de vecina a la que nos "encaramamos"...   Como no siempre es posible, surgen los "deberes" y esos deberes pueden, depende de la personalidad de cada uno, ser una pequeña espinita en nuestro, llamémosle devenir rocoso, o bien una gran jodienda que nos impide cambiar de sector, escuela o planeta hasta que logremos arrancárnosla del corazón con destino a la libreta de los encadenes.

He intentado ser un "moderno" de esos que dicen que sólo escalan "a vista" y no lo he conseguido... También he intentado no meter más de dos pegues por día a una misma vía... y tampoco.

En este deporte soy como el jugador compulsivo que piensa que en la siguente mano se recuperará de toda una noche de pérdidas... y tiene que jugar una vez más.

Como los pegues (o intentos a una vía) no cuestan dinero, el final de la jornada lo suele marcar una de dos: la sonrisa idiota por el encadene al enésimo pegue o la cara de póker y la pájara total por el vaciado físico y psicológico debidos al infructuoso esfuerzo dedicado.

He de reconocer, que en mi locura, he llegado a sentir placer por ser capaz de darme de ostias con una vía que me supera y no rendirme.   En alguna ocasión Javi me ha preguntado ¿Pero cuantos pegues llevas ya?   Y lejos de avergonzarme, la respuesta sólo ha servido para echarnos unas risas e ir a por el siguiente.  No son "Maneras de Vivir" son "Maneras de escalar" que diría Rosendo Mercado.

Bueno, pues resulta que el otro día, después de dos o tres visitas, había ya casi agotado  las vías de la cara Sur y Oeste de la Tortuga, pues el objetivo era como siempre dejar el sector limpio de polvo y paja para emigrar a otro... Para continuar con el rodillo, digo con la dinámica. 

Y en fin, pues nada, ahí estaban ese 7a denominado "Rharha" y un 6c de buena planta que responde al nombre de "Doble buril".   Vías de las que dicen las malas lenguas pedriceras  que son de "grado fácil"  (Entiéndase esto como ligeramente "sobrecotadas" ) y yo que ando en busca de presas que me devuelvan a mi estatus de escalador de gama media y quedándose esos dos huecos por tachar en mi guía ...  Estaba obligado por todo tipo de razones sin sentido a acometerlas sin descanso hasta el Rot Punkt que diría Gullich.

Cual don Quijote con la mirada ida creyendo ver cantos en lo que no son más que romos a contra pie, me lancé a por el primero de ellos empujado por una fuerza inexplicable que me abandonó tras tres pegues y una hora colgando del arnés en el mismo punto...

-"Aun queda luz". -Me decía, mientras centraba ahora todos mis esfuerzos en "Doble Buril"... Dispuesto a no largarme de allí sin tener algo decente que llevarme a la boca. Tras un pegue completo a sus 45 metros... Bajaba sin fuerzas, cabreado, con hambre y con el único deseo de volver y acabar con este sufrimiento esteril... llámado  "deberes"

El domingo volvíamos a Patones. Para nosotros, de momento, el alternar escuelas consiste en eso, el sábado Pedri y el domingo Los Patons....El Clan Almu había dicho de quedar "Donde la Motorhead"  y claro... Eso es el sector Luna, rápidamente mi procesador devuelve un motivo de peso para no poner pegas: de nuevo deberes incumplidos... Deberes que atienden al nombre de "Necronomicón" 6b+/7a (eliminatorio), deberes pendientes de pago desde que el día 5 de junio de 2010 la metí tres infructuosos hachazos....

Son las cuatro de la tarde no puedo ni con los gatos y nos toca remontar el cañòn hasta el parking de enmedio... Estoy acabado y también encantado... El fin de semana repetimos... Culpa de los málditos deberes.

No hay comentarios: