lunes, 25 de septiembre de 2017

Camino de Santiago desde Madrid en bici: CapítuloV. El Viaje. Etapa V: Medina de Río Seco 72 Kms - Sahagún

  Mártes 15 de agosto de 2017 - Quinta  etapa:  Medina de Río Seco-Sahagún

 

 Distancia 71,72 Kms. (365,24 desde Madrid)  Tiempo de pedaleo 5 horas y 4 minutos. (26,54  horas desde Madrid) Velocidad media 14,1 Km/h  (14,10 Km/h desde Madrid) Velocidad máxima 35 Km/h 

 

Desnivel acumulado subiendo: 508 m.  (3.551 desde Zamarramala)-- Desnivel acumulado bajando: 455 m. (4.243 desde Zamarramala)

 

Como ya se contó en su momento, la primera etapa de este viaje me resultó durísima y si no es por la asistencia de Gema en Colmenar y especialmente en Mataelpino, quizás lo hubiera mandado todo a tomar viento. Quitando aquella, ésta última etapa de el Camino de Madrid, fue sin duda la jornada  en la que más sufrí, en la que más me dolió  del culo  y en la que más me castigó el sol.

Pepe me dijo en su momento que siempre había un día en el que se pasaba especialmente mal y que luego todo mejoraba.  También me dijo que solía ser el tercero, pero no es una regla inmutable, como tampoco lo es la del  "No hay quinto malo". Este es el resumen de la jornada.

El Albergue del Convento de Santa Clara tenía un ambiente tranquilo, gente con la que te cruzabas en la cocina o en el baño e intercambiabas un "Hola" y poco más, y sin embargo, la liturgia de los albergues del Camino de Madrid se mantiene invariable haya 3, 8 o 10 peregrinos: Poco antes del amanecer los que van a pie se ponen en marcha y, entre las 7 y las 8, saltamos de la cama los ciclistas, que en este caso sólo somos Pepe y yo.

A las 9 y 20 ya con las alforjas instaladas en la bici, vestido de romano y untado de protector solar, dejo atrás el Monasterio de Santa Clara. Sor Piedad me pide que rece por ellas al llegar a Santiago, le doy mi palabra de que lo haré.  Desde mi posición de agnóstico puedo hacer lo que me de la gana y no sentirme demasiado incongruente.


9:28 horas. Medina de Ríoseco. Calle Román Martín. ( Rúa Mayor)

A esta hora la ciudad empieza a desperezarse, las cafeterías y pastelerías de la Calle Román Martín están en su mayoría abiertas o en fase de apertura. Me tropiezo con Pepe desayunando en una terraza de esta artería principal de Medina. 

-"Oye me he tenido que tomar dos donuts, que aquí no ponen tostadas" ... "¿Comorrrr? -- No me lo creo, seguro que te has sentado en la cafetería más chorris de todo Medina.  Paso de desayunar un dónut,  voy a buscar una cafetería de verdad donde me pongan una tostada como Dios manda"

 No hay manera,  en Medina de Ríoseco lo que se lleva es el café con bollo o como mucho el pincho de tortilla. Ésta es la opción por la que me decanto cuando me toca volver con el rabo entre las piernas a la terraza de Pepe, al que tomo el relevo en mesa. El tiempo que empleo en zamparme el pincho y apurar el café  es lo que tardo en seguir su estela.  

Las sorpresas no se han acabado en Medina de Ríoseco. La Ciudad de los Almirantes es también el lugar donde está la dársena del Ramal de Campos del Canal de Castilla y hasta allí me conducen mis amigas las flechas amarillas. 

De las poquitas cosas que no he olvidado de mi primer Camino de Santiago de 1993, es el encuentro con el Canal de Castilla. Hoy mi mandíbula vuelve a caer a plomo exactamente como entonces.  

Esta maravilla ilustrada se ideó y ejecutó con la idea de acabar con el aislamiento de la meseta castellana, y hacer posible el traslado de los productos agrarios de la región.   Las obras se iniciaron en 1753 y se concluyeron en 1849.   Vivió 10 años de esplendor hasta la inauguración de la línea ferroviaria Valladolid-Alar del Rey, y si bien hasta 1959 se siguió usando para la navegación, prevalecieron otros usos relacionados con el regadío y la fuerza motriz del agua, que han llegado hasta nuestros días.

10:04. Medina de Ríoseco. Dársena del Canal de Castilla. Fábrica de Harinas de San Antonio

 El Canal es una maravilla y las flechas amarillas me conducirán por su orilla izquierda hasta la exclusa número 7.  Tanto la guía de los Amigos de los Caminos de Santiago como la de Juanjo Alonso, señalan  que hay otras opciones en el itinerario, pero yo dudo que ningún peregrino a pie o a dos ruedas prefiera tomar un camino de concentración parcelaria o la árida plataforma del Tren Burra, antes que acompañar al Canal de Castilla bajo la sombra de los árboles de su ribera. 

En agosto y atravesando Tierra de Campos, es como elegir entre susto, muerte o vergel.

10:45 horas. Carril arbolado junto al Canal de Castilla

 

10:44 horas. Canal de Castilla. Exclusa número 7.

Tengo a la vista la exclusa número 7 cuando veo a Pepe sobrepasarme por la otra orilla ¿Pero qué coño...?

Resulta que el hombre se había desviado a una gasolinera para meterle presión a las ruedas, y al final acabó reventando una cámara por una mezcla de factores, entre los que se encuentran el abrojo, el cambio de presión y la mala suerte. En el Camino de Madrid existen dos opciones respecto a los pinchazos: pinchar mucho o pinchar poco. 

El Camino de Madrid abandona el Canal de Castilla a la altura de la exclusa número 7.  Nosotros seguimos de frente mientras el Canal hace un giro de 90 grados a la derecha.  En este tramo rebasamos a algunos de los peregrinos con los que compartimos pernocta en el convento de Santa Clara. 

El Camino nos hace rodar juntos por primera vez y así,  cruzamos Tamariz de Campos y luego por pista asfaltada la distancia que lo separa de Moral de la Reina

10:59 horas.  Pepe por la pista hacia  Tamariz de Campos.

Nuestra sociedad se disuelve por los caminos de concentración parcelaria que llevan hasta Cuenca de Camposla diferencia de ritmo es notoria. Nos deseamos un sentido "Buen Camino" que creemos definitivo, pues mientras yo tengo como objetivo último llegar a Sahagún y concluir el Camino de Madrid,  Pepe pretende estirar la etapa hasta El Burgo Ranero, y ganar a la ruta unos kilómetros más.

11:43 horas. Pista entre las localidades de Moral de la Reina y Cuenca de Campos. No puedo seguir el ritmo de Pepe y en este punto nos tenemos que despedir.

Es preciso aclarar que en todo momento nos limitamos a seguir la flecha amarilla en entre Tamariz y Moral de la Reina. Del Tren Burra, cuyo recorrido se sugiere como alternativa,  no dimos con desvio  señalizado que diese la posibilidad de rodar sobre su itinerario.  El lugar exacto donde desviarse para subirse al trazado del Tren Burra está a la entrada de Moral de la Reina y puede consultarse en Google Maps, pero ninguna flecha amarilla lo identifica como Camino de Santiago.

Un mes más tarde sentado tranquilamente ante el ordenador y buscando en Google, sigo sin saber si el tramo está o no restaurado como vía verde.  En la guía de los Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid,se señalaba en la edición de julio de 2014 que faltaban los puentes, pero esa referencia no se menciona en la de Juanjo Alonso de 2015. De hecho aquí, sólo se hace referencia a la posibilidad de encontrar barro o maleza que impida el avance. Sinceramente no creo que Juanjo probase el tramo completo hasta Cuenca de Campos,  y tampoco creo que a día de hoy se hayan repuesto los puentes para hacerlo transitable.  Mejor dejarse llevar por las flechas amarillas que nos hacen atravesar Moral de la Reina y luego nos guían por pistas de concentración parcelaria hasta Cuenca de Campos.

Camino de Cuenca de Campos, veo a Pepe alejarse pedalada a pedalada y tomo consciencia de lo mal que llevo el día.  Arrastro rozaduras y molestias en el culo desde que empecé a entrenar para este viaje, pero hoy no siento molestias sino dolor.  En otras etapas también lo he pasado mal a nivel físico, sobre todo en los últimos kilómetros, pero hoy no ruedo bien desde el principio. Lo mismo pasa con el sol, que a pesar de ir con protección solar, me está machacando pero bien. Hoy es mi día de pasarlo mal y lo voy a bordar.


En Cuenca de Campos repongo agua en la fuente del patio de la Iglesia de los santos Justo y Pastor. Estoy hecho polvo y algo saturado de la arquitectura religiosa, pero aun salvo de la quema del aburrimiento, a las iglesias de estilo románico-mudéjar como ésta, sobre todo si tienen una fuente y un trocito de césped donde descansar la vista de los agostados campos castellanos.


12:08 horas. Cuenca de Campos. Iglesia de los Santos Justo y Pastor.  Fuera de campo, a la derecha de la bici, está la fuente más accesible del pueblo.

Es de reseñar que en Cuenca de Campos, se abrió el primer albergue de peregrinos del Camino de Madrid en 1999.


La Castilla unida a León me está sorprendiendo, realmente conocía poco o nada más allá de Segovia.  Este Camino de Madrid, es mi gran oportunidad de ponerle cara a una parte de España que estaba fuera de mi radar.



Al salir de Cuenca de Campos siguiendo las flechas amarillas, dejamos a la derecha la ermita de San Bernardino y tomamos, esta vez sí, el trazado del Tren Burra hasta Villalón de Campos..



Si me parece increíble no tener conocimiento de la existencia de Medina de Rioseco, lo mismo he de decir de respecto a Villalón de Campos, una pequeñísima ciudad donde se conservan perfectamente los elementos característicos de la arquitectura tradicional castellana. Su historia se asienta en el permiso que recibió en el año 1250 para celebrar ferias.


Una breve estancia en la ciudad, es suficiente para que deje su impronta la  Plaza Mayor donde confluyen las coloridas casas tradicionales y sus soportales tipicamente castellanos con la Iglesia de San Miguel del siglo XIII y el Rollo Jurisdiccional de 1523 declarado monumento nacional.



No he hecho más que llegar a la Plaza Mayor, cuando me reencuentro con Pepe.  El mundo peregrino es un auténtico pañuelo. Tras intercambiar las típicas bromas relativas a que no conseguimos deshacernos  el uno del otro, reemprende la marcha.  Por mi parte,  continuo en Villalón a la búsqueda de una lata de refresco helado y algo que llevarme a la boca.  En la Calle La Rúa, que desemboca en la Plaza Mayor encuentro lo que busco.




13:08 horas. Plaza Mayor de Villalón de Campos. Iglesia de San Miguel y Rollo Jurisdiccional. El Rollo Jurisdiccional existen en  los reinos de Castilla y León que tenían alcalde y, por lo tanto, jurisdicción para juzgar y condenar a muerte. Servía además para castigar y pagar las penas menores de los delincuentes comunes, que tras ser azotados, eran expuestos a pública vergüenza  (Wikipedia)

Concluida la visita a Villalón de Campos, retomo El Camino guíado por las sempiternas flechas amarillas camino de Fontihoyuelo, la población de mayor altitud de Tierra de Campos y la de menor número de habitantes.



Estoy dejando atrás Villalón cuando un ruído de cascos seguido de una polvareda, me aconseja echarme a un lado del camino.  Un rebaño de ovejas sedientas entran en escena camino del pilón donde saciar su sed.  Están realmente histéricas. Estremece la normalidad con las que asumimos la existencia y el fin de estos pacíficos animales.  Es una ley de vida cruel, de la que pasito a pasito intento desmarcarme, aunque estoy bastante lejos de haberlo conseguido.


13:18 horas. Fuente a la salida de Villalón de Campos en el camino a Fontihoyuelo.
13:20 horas.  A esta oveja, de todas las del rebaño le llamé la atención. Es difícil saber lo que esconde esa expresión, quizás una más que justificada desconfianza.
El viejo pastor me indica el camino a seguir. En este tramo pueden entrar dudas porque no abundan las flechas amarillas.  Me advierte que no coja ningún desvío, y refiriéndose al sol y a lo poco transitado de la pista, me advierte que es mal lugar para tener un problema mecánico.

13:45 horas. Campo de girasoles camino de Fontihoyuelo.



Con el último consejo muy presente, sigo camino hasta Fontihoyuelo, a donde llego a las dos de la tarde, por suerte sin haber pinchado.  El pueblo es muy humilde, como todos se desarrolla entorno a una plaza en la que está la Iglesia barroca del Salvador del siglo XVI, contra la que se ha cometido un asesinato  patrimonial y contra el buen gusto en la reconstrucción de una de sus fachadas.

El sol arrea con mala ostia cuando llego hasta este lugar. Apenas 2 ó 3, de sus 34 habitantes censados en 2016, están a la vista en la plaza del pueblo, pero se deshacen en indicaciones y amabilidad cuando les pregunto por una fuente donde recargar agua.  

A parte de los pocos peregrinos que hacen el Camino de Madrid, pocos forasteros deben hacer alto aquí.


El entorno de la fuente es probablemente el más agradable del pueblo. El sauce llorón con el banco y la mesa de madera, constituyen un oasis en medio del agosto castellano, pero no me puedo apalancar mucho, el tiempo vuela y la necesidad me empuja de nuevo bajo el sol, camino de Santervás de Campos.


14:00 horas. Fuentihoyuelo. Fuente

Salimos de Fontihoyuelo por una pista paralela al Arroyo Hondo.  En el año de publicación de la guía de Juanjo Alonso, parece que la señalización era confusa hasta Santervás.  Esta situación ha cambiado. En agosto de 2017, no tuve ningún problema para orientarme, pues El Camino estaba perfectamente señalizado y no ofrecía duda alguna.


Haciendo caso a mi track y a los nombres de los caminos y carreteras que ofrece Google Maps, a la salida de Fontihoyuelo tomamos una pista denominada "Camino de la Dueña", que mantendremos hasta un cruce en el que giramos a la  izquierda hasta cruzar el Arroyo de la Romacha, y por el que seguiremos hasta tomar un nuevo desvío a la derecha denominado  "Camino del Prado". 

 Rodaremos por él  hasta salir a la carretera VA-931 que tomaremos hacia la derecha hasta  una glorieta en la que elegimos la tercera salida, en la que tomamos la VP-4013 hasta Santervás de Campos, a donde llegamos tras atravesar el Río Valderaduey.

14:45 horas. Santervás de Campos. Mural dedicado a Ponce de León y a su búsqueda en Florida de la fuente de la eterna juventud.

Ponce de León es el hijo predilecto de Santervás, e importancia histórica no le falta para merecer tal consideración. Así, a bote pronto, fue paje de Fernando el Católico, participó en la conquista del Reino de Granada y también en la marcha triunfal de entrada en la ciudad, junto a Cristóbal Colón, con quién viajaría más tarde al Nuevo Mundo. Fue gobernador de Puerto Rico y explorador y descubridor de la actual Florida.  

Como vemos, méritos no le faltan.

14:55 horas. Estatua de Juan Ponce de León delante de su museo. Estatua inagurada en 2011 tras la visita del entonces Gobernador de Puerto Rico.

 

14:50 horas. Iglesia de San Gervasio y San Protasio.


La Iglesia de San Gervasio y San Protasio es otra de las joyas de la localidad, tiene más de 900 años  (Siglo XII) y está levantada en estilo románico-mudéjar. Mi paso por la localidad coincidió con el festivo del 15 de agosto, de otro modo hubiera seguido la recomendación de Juanjo Alonso de avisar a la persona encargada de enseñar el interior de la iglesia.

La localidad es muy pequeña, y se nota cierto abandono en el cuidado de la fachada y del entorno exterior de la Iglesia.  Con 122 habitantes censados en 2016, es natural aunque triste,  que el municipio no pueda hacer mucho más al respecto.

Continuo la ruta con lástima de mi mismo por no tener fuerzas, ni ganas, ni tiempo, para visitar el museo de la localidad, y me lanzo pesadamente a la búsqueda de las flechas amarillas, que me guían por la carretera VP-4013 que me hubiera llevado hasta Melgar de Arriba si no tuvieramos que abandonarla, a los  2,5 Kilómetros, por un desvío señalizado con las flechas amarillas, y que me llevan de nuevo por pista de concentración parcelaria hasta Arenillas de Valderaduey, el primer pueblo de la Provincia de León. 

A la salida de Arenillas, se cruza el río Valderaduey y se sigue por su ribera arbolada hasta entrar en Grajal de Campos.  A estas alturas del camino estoy reventado,  pero siguiendo las recomendaciones de Juanjo Alonso, me interno en el pueblo para visitar su casco histórico.  

 

Llego  hasta su plaza mayor sólo para tirar la toalla.  No puedo más.  Me siento en unos escalones a intentar escarbar algo de energía tomando un gel y unas barritas energéticas, pero no consigo reunir las fuerzas suficientes ni tan siquiera para una foto o explorar un poco el patrimonio urbano que tengo a mi alrededor.  Asumo que no visitaré la pequeña ciudad, ni sus iglesias, ni su castillo ni su palacio, y utilizo mis últimas reservas para poner rumbo a Sahagún.

  

No encuentro la flecha y tampoco lucho por encontrarla, en la carretera CL-613 veo indicada la dirección a Sahagún y por su arcén ruedo los kilómetros que distan hasta la ciudad leonesa, donde finaliza el Camino de Madrid.  Desde aquí continuaré hacia Santiago por el Camino francés.

 

 Estoy a 322 kms de Madrid a 355 de Santiago y a 377 de Roncesvalles.  Rodando por sus calles me reencuentro con la flecha amarilla que me deposita en la puerta del albergue municipal, denominado Albergue de Cluny, que tiene su sede en la antigua iglesia de la Santísima Trinidad, junto a la oficina de turismo y el Auditorio "Carmelo Gómez".

Sahagún - Albergue de Peregrinos Municipal. Albergue de Cluny.
Sahagún - Antigua Iglesia de la Santísima Trinidad, hoy Albergue de Cluny

 

En Sahagún existen otros  dos  albergues, el Viatoris y el de las Madres Benedictinas. Después de la experiencia tan positiva en Medina de Ríoseco, repetir con un albergue gestionado por monjas era mi primera opción, pero desisto al haberme topado tan pronto con el municipal y no poder con mi vida.

El albergue es enorme pero no hay un cuarto específico donde dejar las bicis. Por primera vez me veo obligado a usar la cadena y dejar atada la bici bajo la escalera, un lugar de paso cerca de la salida, que conduce a la sala con las literas, cocina y baños para los peregrinos. 

 

Por suerte soy el único peregrino ciclista y dispongo de una viga de la escalera para atar la bici.  Por no ser injusto he de decir que por el precio de 6 euros la pernocta, se nos da más de lo que se nos pide.

Sahagún - Albergue de Cluny - muchos metros cuadrados y capacidad para alojar a un montón de peregrinos y sin sitio específico para guardar las bicis, que tienen que quedarse bajo el hueco de la escalera por el que se accede al cuarto de las literas.  Si hubieran habido más de dos peregrinos ciclistas, no hubiera habido lugar donde dejar atadas o sujetas las bicis.

El albergue está a un tercio de su ocupación así que elijo una zona de literas al fondo del todo que está completamente vacía. Revivo con la ducha y con los estiramientos. Lavo y tiendo la ropa y cuando me libero del protocolo del fin de etapa, llamo a Gema para dar novedades y escuchar su voz.

Cámara en ristre salgo en búsqueda del Santuario de la  Peregrina por donde debía entrado a la ciudad de no haber tomado la carretera y entendiendo de la lectura de la guía de Juanjo Alonso que es un lugar de visita recomendada.

 

 Diez o quince minutos andando bajo todo el solaco me dejan en la puerta  del antiguo convento franciscano construido entorno a 1257.  Hoy no tiene uso religioso. En 2006, tras un acuerdo entre el Ayuntamiento de Sahagún, el Ministerio de Vivienda y la Consejería de Cultura, se firma el convenio para la rehabilitación del Santuario para convertirlo en Centro de Documentación del Camino de Santiago

18:54 horas. Sahagún - Santuario de la Peregrina

 

18:57 horas. Sahagún. Santuario de la Peregrina. Autofoto.


Placa conmemorativa en Santervás de Campos

Una placa en Santervás recuerda el traslado de la talla de la Virgen Peregrina de Medina de Rioseco a Sahagún 

 La entrada cuesta una pasta y el contenido del museo o Centro de Documentación es más que discutible.  En mi visita había una exposición de cuadros o fotos de puertas antiguas tomadas en el Camino de Santiago... me río por no llorar.

 La talla de la Vírgen Peregrina preside el ábside y es lo único destacable. Eso y el fresquito de la refrigeración por aire acondicionado, el único motivo por el que estirar todo lo estirable la visita y no renegar del tiempo y el dinero invertidos.

 
Virgen Peregrina - Talla Barroca de 1687  obra de Luisa Roldán "la Roldana" es una escultura de candelero o de  "Vestir" sólo tiene tallados la cabeza y los brazos además del niño a la que se viste según las distintas celebraciones.

Tras el fiasco de la visita regreso al centro de Sahagún a buscar un lugar donde cenar, lo encuentro en su plaza mayor, donde elijo la Taberna de Miguel. Me toca esperar dentro, hasta que abran la cocina. 

En Sahagún tampoco tampoco es costumbre cenar en las terrazas  que  se reservan exclusivamente para el servicio de bar.  Me parece una costumbre extraña a la que hay que avenirse. 

 

20:58 horas. Sahagún - Plaza Mayor

 Mientras espero  repaso la guía para ver las opciones a tomar en la jornada venidera.  Estoy recuperando el tono físico a mucha velocidad y empiezo a considerar  la posibilidad de hacer una jornada maratón hasta Astorga.  En realidad, la última etapa del Camino prevista por Juanjo Alonso, no me seduce porqué llega  a Santiago después de 65 kilómetros de bici. 

 

Para la última etapa yo preferiría hacer como en el 93, y reservarme una última jornada festiva, desde el Monte del Gozo, y llegar a Santiago con fuerzas para disfrutar de la ciudad y cumplir con todos los rituales de la finalización del Camino,  Pero aún es pronto para hacer castillos en el aire.

 

Tras la cena y algo venido arriba, regreso al albergue wasapeo con Gema y me voy a la cama con el despertador puesto a las 6 de la mañana.  Si no logro completar todo lo previsto al menos espero rodar muchas horas con la fresca.

No hay comentarios: