domingo, 30 de abril de 2017

Rodellar - Semana Santa 2017

 13 de abril de 2017


Inicio con estas líneas mi primera entrada a tiempo real en este cuaderno de bitácora.  Así que a modo de prueba  que mejor oportunidad que una escapada de Semana Santa con la excusa de salir a escalar.


Rodellar 

...Y es que mis dedos se pelean en este momento con un teclado usb integrado en la funda de la  tableta y lo están pasando fatal, pero lo relevante no es la pelea de mis dedos sino el lugar dónde lo hacen,  una mesa del Kalandraka el refugio de escaladores de Rodellar, donde hemos cenado  una hamburguesa vegetal de arroz y unos filetes de lomo ecológicos que ha cocinado mi amigo Javi, y que antes, en ese mismo lugar, habíamos asistido a una muy interesante charla sobre nutrición para el deporte que ha dado su hermana Belén, conferencia a la que asistimos junto con nuestra amiga Susana con la que también acabábamos de reencontrarnos.

Nutrición para deportistas


14 de abril 2017


Nos hemos levantado con el cuerpo mucho más descansado y hemos decidido desayunar en el aparcamiento de las furgos. Ha sido una buena decisión, Gema y yo teníamos hambre y  nos hemos puesto las botas.

Tras recoger hemos hecho parada en el Kalandraka para un último café y sobre todo para usar su baño.   De verdad que no entendemos como es posible que monten un parkin de la leche con servicios públicos y los tengan cerrados todo el año.   Estoy seguro de que todos y cada uno de los ocupantes de las furgonetas del parking preferirían pagar dos o tres euros por noche y contar con unos baños operativos e incluso cierta vigilancia.  Es increíble que en este país no se enteren de lo que en el Norte de Europa llevan ya años enterados: no todo el mundo quiere hacer turismo de hotel, por el gasto, la planificación y las limitiaciones que supone, pero que eso no quiere decir que esta otra manera de viajar no pueda suponer un rendimiento económico del que se beneficen todas las partes implicadas.
Parking de Rodellar

Hoy hemos bajado mucho más animados al sector La Fuente, por el camino Susana nos ha dado un toque para unirse y, a su vez, ella se ha puesto en contacto con Belén, y ambas han movilizado a otros amigos,  Javi también confirmó su asistencia  y al final el día de escalada ha tenido un gran componente social.

Primero, Gema y yo hemos empezado escalando un Vº de nombre "La Marabunta", buena vía por cierto, y luego su hermana de 6a "Agamenón"  que también era muy agradable de escalar.  Al bajar, ha llegado Susana con unos amigos y Belén con Simón.  Rodellar está a tope estos días. A tope quiere decir que sectores como éste con vías fáciles, hacen parecer a Patones una escuela solitaria.  Tanta presión humana nos deja sin vías disponibles por lo que nos desplazamos al vecino Furia Latina donde le damos caña a "La biciclette bleue" otro 6a con el que terminar de calentar.

Reconozco que esta última microvía parecía una ponzoña y que eso la había mantenido alejada de los intereses del resto de la horda humana, pero quitando su equipamiento que podría ser mejor  (sobre todo la Reunión que se merece un segundo parabolt) la vía no está mal, es técnica y ligeramente desplomada lo que te deja el cuerpo chahi para darle un tiento al 6c vecino, "Trinchacamions"

Sin embargo me equivoco de vía y dejo dos cintas en a saber qué,  Javi sospecha de mi error pero yo lo niego sin dudarlo... Evidentemente Javi tenía razón pero es tarde cuando me doy cuenta. Una cordada catalana se nos ha metido en la vía.  Da igual, con Javi cerca el karma fluye y los dos catalanes resultan ser unos tíos super majetes.

Haciendo tiempo Javi se escala un 7b y luego desmonta la cintas que coloqué  en la vía equivocada, el proceso da para alguna coña y para reunirnos en el mismo pie de vía a Gema,  Javi, Susana, Belén, Pepa y amigos, y el corazón se me regocija en silencio.

Rodellar, bajo Trinchacamions, 2017.  Esta foto mereció por si sola todo el viaje.

Me toca a mí darle caña al 6c, no lo hago mal, pero no la encadeno, tres pegues más tarde creo tenerla matizada, pero ya no tengo fuerzas.  Es el momento de escalar para otros.  Gema ha demostrado una santa paciencia que merece dedicación, Belén también quiere hacer alguna vía para volver a la actividad vertical.  Encontramos un Vº libre y Gema le da dos pegues, no le sale pero su objetivo es hacer metros de primera hasta que entregue la tesis y si cae algo bienvenido sea,  Ta Fiolé con tónica ya estaba en su libreta desde el 2013.

Dejamos morir el día en el Kalandraka, nos duchamos y mientras Gema le dedica una hora y media a su tesis  yo aprovecho y ademas de  escribir estas líneas nutro mi libreta de escalada con las conquistas del día, que son modestas pero muy bien recibidas.

Cenamos con Susana, Belén y su chico Simón y juntos hacemos la mesa donde las risas rugen más fuerte de todo el Kalandraka.

15 de abril


Hemos quedado con Belén y Simón en el camping para redesayunar y despedirnos de ellos, pero al llegar comprobamos que no podemos entrar en la terraza con Pepa, por lo visto hay que dejar a los perros atados en la puerta... Unos cuantos peludos atados nos miran con cara de no entender nada.

Nosotros no podemos hacer eso, y no hay mucho más que exponer, Pepa es una más, lo es desde que cruzó la puerta de nuestra casa y consiguió hacer de ella también su hogar. Así que todo el pelotón toma el desayuno en el Floren (tino) el bar de la plaza. donde nos esperaba Susana  y donde también se adhirió Javi cuando faltaba poco para irnos.

Son más de las doce cuando emprendemos el camino del barranco del Mascún, sabemos que va a ser difícil escoger vía pues las hordas de escaladores invaden como un virús las paredes de los sectores que vamos atravesando en nuestro camino.  Intento mentalizarme para no agobiarme pero acabo sucumbiendo.  Cuando finalmente decido meterme en Trinchacamions, mi proyectito ansiado, casi tengo que meter los codos para que se entienda que nosotros llegamos primero.   Reconozco haberme puesto muy nervioso, pero tras un primer pegue lleno de frustración, acometo el segundo mucho más calmado... Nosotros también somos gente y también estamos allí ocupando un espacio, es lo que hay.


16 de abril

Último día completo en Rodellar, así que nos hemos levantado con ganas de darlo todo.  Hemos desayunado al estilo furgonetero y luego hemos subido al Kalandraka a por el segundo café del día. Por el camino nos hemos cruzado con Susana que se iba a Oviedo, nos hemos despedido con todo el cariño del mundo y con ganas de que nos volvamos a ver pronto, muy posiblemente en Madrid.

Con tanta gente en Rodellar, las líneas telefónicas están saturadas y el datáfono del refugio ni está ni se le espera. Tengo ganas de llevarme una camiseta de recuerdo y el efectivo que nos queda no da para caprichos. Por suerte para mí consiguen la autorización para el pago mediante llamada y salgo de allí con mi souvenir bien guardado en la mochila.  

A pesar de lo dicho en el párrafo anterior se nota que hay menos gente, por la mañana en el parking aparecieron algunas plazas de aparcamiento vacías y de camino a los sectores la cosa es obvia. No es que no haya ambiente, que lo hay, pero ya no es como la "Rave" del sábado.

Calentamos en el quinto que queríamos, "Los Jumbis", y acto seguido vamos a por la vía número 5 de la guía, que es el único 6b+ del sector y que ya podían haberle puesto un nombre.  Con la emoción de su encadenamiento sin demasiadas agonías, vuelvo a intentar Trinchacamions aunque consciente de que las fuerzas ya han empezado a disminuir. De nuevo me salen los pasos, pero me veo sin resistencia  para chapar el último parabolt y salvar el  desplome.


Como es el último día y Gema ha escalado poco de primera dedicamos el resto de la tarde a proyectos comunes que le permitieran trabajar la cabeza, con esa idea nos metemos en Nique los Jabalines,un teórico IV+ que se le resiste y que casi me tumba en un paso a media vía en el que había que estirarse como un día sin pan.  Para mí que eso al menos es 6a.

Cabra "Roderallensis"  Durante un rato causaron terror por las piedras que arrojaban a su paso, separados de las paderes y ya sin peligro ver seres tan hermosos en libertad es un espectáculo maravilloso.


Ardilla (6a) es la última vía que me queda por encadenar del sector y resulta ser una vía muy agradable para poner el colofón a un gran día, se aprieta un poquito arriba, pero no es más que un poquito de resistencia para que el encadene sepa mejor.

Casi nos íbamos cuando una cordada vecina se atasca en una vía que les habíamos recomendado, hoy por ti, mañana por mí dice el dicho.  Nos alegramos de poder desatascar su tarde.

Dejamos caer la tarde en el Refu, Gema con su tesis y yo intentando encontrar una Wifi para ir nutriendo de contenido esta entrada, La Wifi no apareció, en cambio, si lo hicieron un par de barranquistas madrileños y luego Javi con un grupo de amigos.


Durante la cena, una  paleoteoría expuesta por uno de los integrantes de  la mesa  explicaba a su manera  "cierta tendencia" en las actuales habilidades femeninas con los mapas lo que desató la polémica y unas cuantas carcajadas con las que dimos por bien concluida la jornada, como se expuso por el mismo orador, existe también cierta tendencia a que después de cenar entre sueño y los humanos se vayan a dormir.

17 de abril

Amanece en nuestro último día festivo y nos lo tomamos con calma, en la jornada anterior habíamos vaciado el tarro de las ganas de escalar y lo habíamos hecho consumando algunos objetivos: en primer lugar habíamos completado los encadenes de todas las vías del sector La Fuente,  en segundo término he dejado una divertidísima vía pendiente de encadenar, Trinchacamions y tengo despejado el camino para el resto del sector Furia Latina. A pesar del agobio humano que hemos vivido la mayor parte de los días que hemos estado aquí, tengo ganas de escalar en Rodellar, quizás echaba mucho de menos escalar con amigos y eso lo haya compensado todo.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

A penas han pasado dos semanas y ya parece lejos....a pesar de la presión demográfica han sido días de mucho disfrute a todos los niveles. Habrá que pensar en repetir.

Mumu dijo...

Yo me apunto a la repetición.... que en esta ocasión mi pillaba muy lejos.