domingo, 12 de febrero de 2017

FRANKENJURA III - Visita a Treppendorf (Thoman), Bamberg, Munich, Dachau, Epílogo y regreso

Llegaríamos a Munich el 27 de septiembre de 2016, atrás iban a quedar los bosques de Frankenjura y nuestras ganas de escalar en sus paredes rocosas. A estas alturas Almudena, Antonio y Cora ya estaban de regreso en Madrid, pero a nosotros aun nos cabía más mundo por ver, de hecho aun no habíamos acabado nuestra incursión en la región de Franconia (Franken). Aun quedaban dos balas que disparar aquí.  Tras despedirnos de Martha y dejar atrás el camping Oma Eichler nos esperaba a  60 kilómetros el pequeño pueblo de Treppendorf. 

Treppendorf cuenta con una población residente de  tan sólo 170 habitantes, pero es famoso en el mundo de la música por albergar la sede de la empresa Thomann, la tienda de instrumentos músicales más grande de Europa, dedicada fundamentalmente a la venta  por Internet, pero que también cuenta con una tienda física de proporciones colosales, casi catedralicias y nosotros acudimos a su encuentro como peregrinos devotos de la música y de las herramientas que permiten su generación.

Llegamos a Treppendorf con las últimas luces del día y no vimos nada claro donde quedarnos a dormir, cuando nos decidimos por el parking de Thomann que entonces estaba desierto, no tardo mucho en salirnos al paso un coche de la empresa de vigilancia. No hizo falta más; nos marchamos de allí  justo antes de que nos echaran.  Descartado Treppendorf como lugar de pernocta conducimos de regreso hasta Burgebrach donde hicimos noche junto a un campo de fútbol.  Podíamos haber encontrado algo mejor, pero era noche cerrada y estábamos un poco desesperados.  Por primera vez, al estar en un entorno tan relativamente urbano, estuvimos un poco incómodos e hicimos lo máximo por no dar el cante. La Fiera se nos quedó pequeña por primera y única vez en todo el viaje.   Aun así, las adaptaciones en las que trabajamos durante meses funcionaron como debían y sobre todo aquí agradecimos contar con el saloncito interior y el poty.

Aparcamiento de Thomann, a primera hora ya estaba lleno a rebosar





Empezamos la visita por la cafería restaurante "la T.Kitchen", donde un súper simpático barman nos sorprendió hablándonos en un perfecto español.  Lamento no recordar su nombre, nos cayó genial y nos dio un montón de buenos consejos sobre Thomann y nuestra visita a Alemania.

Sin ánimo de ofender a nadie, se puede decir que visitar la tienda física de Thomann es para un aficionado a la música lo mismo que  para un enamorado de la pintura visitar El Prado.


Entrada a la tienda

Un amante de  las guitarras con dinero puede aquí volverse completamente loco.

Pepa nos acompañó a la recogida de algunos "souvenirs"

Bamberg

Después de visitar Thomann no había mucho más que hacer en Treppendorf y estábamos demasiado cerca de Bamberg como para resistirnos a recorrer los 20 Kilómetros que nos separaban de esta ciudad que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1993.

Hacer un viaje sin planificar las visitas y sin poder consultar Internet (cosas del Roaming) nos hizo en un principio tener una pequeña sensación de frustración, sin embargo una vez asumido este hecho y lograda la relajación adecuada, hacer "puerta fría" por el mundo también hace que a cada vuelta de la esquina nos esperen sorpresas inesperadas... En este viaje nos perdimos muchas cosas que hubiéramos visto con un poquito de previsión o una guía de viajes adecuada... pero también fue divertido ir de sorpresa en sorpresa.  Bamberg fue una de ellas. Fuimos casi por ir, y nos encantó.

Escribiendo esta entrada de "Bitácora Vertical" redescubro la milenaria ciudad de Bamberg y reinterpreto las fotos captadas por nuestra Panasonic.

Corría el año 1007 cuando Enrique II elevó a Bamberg a la categoría de sede episcopal y residencia señorial, predestinándola así para ser monumento y convertirse en el centro de un episcopado recién creado y al mismo tiempo en una segunda Roma (al igual que en la ciudad eterna, siete colinas protegen la ciudad). Además de con Roma Bamberg también es comparada con Venecia por la mezcla del entramado urbano con la orilla y los canales del  río Regnitz (fuentes: www.hola.com , http://www.germany.travel/es)

Callejeando por Bamberg
Grüner Markt
Pepa ha terminado de aprender a ir con correa  en este  viaje, a cambio
 ha conocido mundo y nos ha acompañado a  lugares a los que en España
 le hubiera estado vetado el acceso.

Después de unas horas de visita esta 
cafetería nos sirvió para hacer un 
descanso y avituallarnos, una vez 
más Pepa fue también bienvenida.

Catedral Imperial de los Santos Pedro y Pablo y Jorge, es uno de los monumentos arquitectónicos más conocidos de Alemania y ha sido el lugar más famoso de Bamberg desde su finalización en el siglo XIII (Fuente Wikipedia)

Munich

Jardín Inglés, río Eisbach ¿Surferos en Munich? Una de las muchas sorpresas que nos dio la ciudad en nuestra breve visita
 
Jardín Inglés, es uno de los parques urbanos más grandes del mundo, más aun que Central Park o Hyde Park


Camping Thalkirchen,   muy caro en esta época, pero gracias al excepcional transporte público de la ciudad al menos no tuvimos que mover la furgo hasta el día de la partida.
Munich:  Capital del Estado de Baviera, grande, muy bonita y con multitud de rincones interesantes. Estuvimos allí 2 noches y casi tres días y hubiéramos necesitado muchísimo para saborearla como es debido. Habíamos venido al reclamo de la famosa Fiesta de la Cerveza o Oktober Fest,
Muniquesas con sus trajes típicos. Las bicis es un medio de transporte muy utilizado en las ciudades que visitamos de Baviera.
fiesta que nosotros habíamos imaginado a "Campo abierto" y resultó ser una feria en un recinto cerrado con atracciones, puestos de comida y carpas de las empresas cerveceras donde sirven las famosa bebida de cebada en  jarras de vidrio de 1 litro (que compartimos para no morir en el intento).

Gema y yo tenemos un pasado noctámbulos, pero una vez dejada atrás la noche y dedicados de lleno a una vida más bajo la luz del sol, nos costó un poco entrar en ambiente y eso que la espectacularidad los alemanes de todas las edades vestidos con sus trajes típicos cantando y bailando encima de las mesas mientras portaban las mencionadas jarras de cerveza, nos puso fácil mezclarnos con la masa, lanzarnos a la arena y mover el esqueleto como es debido.
Autobús turístico

 El Oktober es caro, pero salvo algún borracho británico y el típico gambilla verbenero,  se puede decir que el ambiente es bastante sano y se puede disfrutar sin temer encontronazos desagradables.  Nosotros queríamos asistir y participar, y lo hicimos modestamente, pero si bien volveríamos a Munich, no lo haríamospor su famosa fiesta del otoño, sino porque la ciudad tiene suficientes argumentos para justificarlo por si misma.

Empezamos la visita en la céntrica plaza conocida como Marienplatz que es el centro y el corazón de Múnich desde su nacimiento. Originalmente la plaza se llamaba Schrannen, pero fue renombrada como la Plaza de Santa María para pedir a la Virgen que protegiera a la ciudad de la epidemia de cólera que la asediaba (disfrutamunich.com)

Marienplatz con la columna de Santa María y el edificio del Nuevo Ayuntamiento desde donde todos los días a las 11, 12 y 5 de la tarde las figuras a tamaño natural de su carillón realizan la Danza de Cooper para conmemorar el acto que tuvo lugar para celebrar el fin de la epidemia de peste en 1517.
Tras asistir al espectáculo del carillón nos dejamos caer por el próximo Viktualienmarkt o mercado de alimentos que  compone un espacio animado que reúne a turistas y locales, ya sea para comprar productos frescos, comer algo en sus puestos, o bien para tomar una refrescante cerveza en el agradable biergarten (jardín de la cerveza), uno de los más famosos del centro de Múnich.
 
Viktualienmarkt

Viktualienmarkt - tratándonos bien al estilo local

Karlplatz
Nos dimos un buen tute intentando extraerle el máximo jugo a nuestra breve estancia, y en este tránsito Pepa no dejó de acompañarnos ni en nuestros recorridos a pie ni en la visita a bordo del autobús descapotado turístico,el único lugar a donde no pudo entrar, con mucha lógica es al recinto del Oktober Fest.


Esta estatua colosal en bronce ubicada en la Theresienwiese de Múnich es la representación más famosa y también la más monumental de Bavaria


Disfrutando a lo grande con mi chica en el Oktober Fest
Dachau: a tan sólo 30 kilómetros de Munich, es obligada la visita a esta pequeña ciudad donde los nazis construyeron su primer campo de concentración a gran escala.  Pensamos que estaríamos allí un par de horas y acabamos la visita cuando nuestras fuerzas no daban más de sí 4 ó 5 horas más tarde.  Muy recomendable la visita, desde luego es mucho más que turismo,  es sobre todo historia negra de nuestra especie y un conjunto de enseñanzas que creo que no hemos terminado de aprender.

Arbeit macht frei - El trabajo os hará libres



Hornos crematorios

La visita a Dachau es realmente agotadora, no solo por sus dimensiones, sino por la intensidad de las emociones que se despiertan y para las que no estábamos preparados... Nos fuimos de allí realmente fundidos.
Punto final

Los viajes no llegan a su fin hasta que no te sientas en el sofá de casa y enciendes la tele pero desde Dachau aun tenemos 1.989 Km. que recorrer y dos días completos de carretera y manta antes del "Hasta aquí hemos llegado".  Esmeralda nos guía firme por ese periplo en el que además de conducir, ya sólo sacaríamos tiempo para una visita exprés a Friburgo y lo estrictamente necesario para repostar combustible, estirar las piernas-patas, comer y dormir.
El camino de vuelta sigue siendo parte del viaje, y en el nos seguiremos cruzando con gentes de otros lados cuyas vidas apenas conectan con las nuestras en un frugal cruce de caminos... De algunos nos llevamos una sonrisa recíproca
Las manos de Gema y las mías se alternan al timón de la Fiera por una maraña de ríos de alquitrán cuyo último ramal desemboca en nuestro madrileño barrio de Carabanchel.

Hemos vuelto a casa, a nuestro país, a nuestro querido y odiado Madrid y tras reinstalarnos, sentarnos en el sofá y enchufar la tele, lo primero que sentimos es que tenemos otra vez ganas de escalar, y también de reunirnos con nuestros compañeros de viaje en Patones, donde les conocimos y haciendo lo que más nos gusta hacer.

En la memoria quedan las vivencias, los horizontes ampliados a dos nuevos países, con sus ciudades, sus pueblos, las peculiaridades de sus gentes y su forma de hacer las cosas, y mientras, hemos seguido escalando y pasándolo bien intentando no molestar a nadie, respetando al máximo la naturaleza cuyas maravillas no nos cansan y disfrutando al máximo de todo ello. Objetivos Cumplidos.

No hay comentarios: