lunes, 24 de agosto de 2015

Patones - Batida de Coco (Sector Sangre)

A veces los blogs, se convierten en una ventana en el que el ego del que escribe se asoma al mundo para mostrarse, hacer alarde y esperar reconocimiento.

No es mi caso cuando describo aquí las vías que voy encadenando... Una vía de 6c suena a mucho para escaladores que empiezan, pero es muy poco para escaladores que llevan ya en esto unos años... Cada vez dudo más de todo y a veces le doy muchas vueltas a si estoy o no legitimado para opinar sobre cosas de este mundillo.   Es una realidad que año a año se ven en las paredes  más cracks: chicos y chicas, hombres y mujeres que son capaces de hacer cosas que se quedan a años luz de mis capacidades. La gente no tiene miedo a caerse, está mucho más fuerte y es normal encadenar vías por encima de 7a.   Yo hago lo de siempre, y me cuesta un mundo.  Creo que lo mejor de mí como escalador, es que sigo disfrutando después de tantos años y que a pesar de mis 41 años y de no haber sido dotado con grandes aptitudes para el deporte, he conseguido seguir escalando con la vista fija en el escalón de dificultad superior, que a veces rozo pero que hasta ahora no he sido capaz de conquistar.

Los 16 pegues a "Pedo con premio", el 6c del Stradivarius que me ha traído por la calle de la amargura, se han convertido en un ejercicio de obstinación del que no se si saco más cosas positivas o negativas. Muchos me machacarían en el bar por esa forma de hacerme con las vías que se aleja tanto de la escalada a vista, el ideal de todo escalador deportivo que se precie.

Yo lo enfoco pensando que, en el pegue dieciséis, fui capaz a nivel físico y mental de hacer los pasos de una vía de escalada que 15 pegues antes me superaba por los cuatro costados.   Sufrí distintas fases: Obstinación, ambición, emoción... y finalmente hastio.

Encadenarla era la diferencia entre ser un escalador poco dotado pero con fuerza mental para no rendirse, o un escalador poco dotado que se conforma con escalar sólo el tipo de vías en las que se encuentra cómodo.

El tema mental depende de uno mismo, y a mí, a pesar de la cantidad de veces que he tenido que hincar la rodilla en el suelo por estos y otros temas de la vida, no hay cosa que más me joda que rendirme.

Esta introducción hoy me resulta necesaria de nuevo para hablar de esa vía de Patones que encadené al segundo pegue del día, séptimo de este año y no se cuantos en total, pues el año pasado la tuve muy cerca, pero su popularidad, y el cierre de enero de parte de la escuela, impidieron que la pudiera rematar.

Una vez más, la descripción de las vías que salen en este blog, no tiene la intención de tirar flores sobre la capacidad de quien esto escribe, sino la de verter información para quien la quiera sobre vías que estén en su radar y para el que la opinión de un colega, en el sentido corporativo del término,  sea de su interés.

Batida de Coco (6c): Patones, sector Sangre.  Vía popular, muy codiciada, comparte parte de itinerario con la poco visitada "Que coño tiene la del moño" (6b+) y reunión con la igualmente popular "Si quieres sangre" (6b+)

Es una vía de placa, de mucha continuidad, sin ningún descanso bueno.  Tiene los seguros justos para ir con tensión y precaución pero no es especialmente expuesta. Está protegida con Parabolt y la reunión es una "U" química que tiene un mosquetón de descuelgue y otro que no se abre porque está cerrado con saña.

Los cuatro primeros seguros se van ganando con mucho esfuerzo y los pasos no son evidentes como para escalar fluido (al menos para mí), a partir del 5º (creo recordar) hay que hacer una travesía a la izquierda que no deja de ser un escaqueo que deja la vía en 6c (como viene en la guía). Salir recto complicaría la vía bastante y su grado probablemente sería de 7a o más.

Chapado el sexto seguro la vía se suaviza, pero iremos bastante hinchados de antebrazos y aquí no se dan facilidades de pago hasta casi llegados a la reunión.

Un pasote de vía, la roca está bien y la línea es muy bonita, hay razones para que sea "guapa, famosa y deseada".

No hay comentarios: