martes, 17 de febrero de 2015

Noticias relevantes de la Federación Madrileña de Montañismo

En el último boletín digital de la Federación Madrileña de Montañismo (FMM), se recogen dos noticias relevantes de las que me hago eco aquí para facilitar su difusión:

La primera es la relativa al mal hacer de la aseguradora Mapfre (y después de conocer toda la historia, a mi criterio,  también de la FMM) quien, desde este 2015, es la compañía aseguradora responsable de la cobertura de los accidentes en montaña de algunas de las federaciones españolas, como entre otras, la madrileña.

El 1 de enero ocurrió un accidente de montaña en el Jebel Toubkal en Marruecos, algo tan previsible como la rotura de un tobillo haciendo senderismo invernal, casi acaba en tragedia. Si alguien llega hasta estas líneas y no sabe nada del tema  os ruego os leáis detenidamente lo sucedido, para ello os remito al siguiente enlace, donde la protagonista de los hechos nos cuenta detalladamente lo que pasó.  Su carta es bastante emocional e ilustrativa y no tiene desperdicio, por favor leed con atención pinchando aquí. En esta misma entrada podréis ver una carta respuesta de la Federación Madrileña en la que la postura de base es echar balones fuera y culpar al accidentado de no se sabe muy bien qué.

En este boletín digital, en una Carta al federado del Presidente de la FMM, el señor José Luís Rubayo, nos explica el parecer de la Federación Madrileña y nos anuncia una reunión en el día de hoy con la aseguradora Mapfre, a fin de renegociar algunos de los protocolos de actuación en los casos de siniestro.

Durante los dos últimos años fue Zurich  la compañía aseguradora que cubrió los accidentes deportivos de los federados con la FMM. Según nos cuenta José Luís Rubayo, esta compañía, con buenos resultados en las encuestas de satisfacción facilitadas a los accidentados, ante la alta siniestralidad, declinó el mantener las coberturas para accidentes en montaña otro año más, dejando paso a Mapfre que fue la compañía seleccionada tanto por su buen hacer en otros sectores como por la escasez de propuestas de otras compañías.

La carta del Presidente de la FMM fue lo primero que leí de esta historia, sus argumentaciones, explicaciones, disculpas y posicionamiento tampoco tienen desperdicio.  De todo ello me quedo con su frase final, en la que se compromete a que los hechos sucedidos no vuelvan a repetirse.

He tenido la suerte de no tener que recurrir nunca al seguro federativo, pero me quedo perplejo al enterarme de que en la federación no hay un teléfono de urgencias al que acudir, como canal de apoyo, ante una situación urgente como la acaecida y llamémosle así, discrepancias en la actuación de la aseguradora ¿En qué mundo vivimos?

Otra noticia relacionada con lo anterior, que también recoge el boletín y que incluyo como parte de lo que os acabo de exponer, es la relativa a  la creación de un "Defensor del Federado"  para mediar en los posible conflictos entre federación y federados en especial en lo relativo a la de los expedientes de siniestros acaecidos en los ámbitos de cobertura de la póliza del seguro de montaña. La persona que va a encarnar esta figura es la del señor José Luis Consuegra.

Trabajo en una institución que media ante conflictos en otro ámbito totalmente diferente y a veces se nos interpone la figura del "Defensor de",  en mi experiencia pesimista de lo que atañe a mi realidad, estas personas, a sueldo del ente ante el que median, con unos plazos de respuesta que no bajan de los dos meses, rara vez acaban proporcionando soluciones objetivas a situaciones igualmente objetivas, y sí dilatan los procesos hasta acabar con el desistimiento por cansancio del reclamante. En todo caso le deseo mucha suerte y eficiencia a D. José Luís Consuegra.

 A mi criterio una institución que funcione bien no necesita esta figura: Qué surge un problema como el del Toubkal, soluciones inmediatas como que la federación cuente con un móvil de urgencias con el que contactar las 24 horas como canal accesorio e independiente del de cualquier otro organismo asociado, como en este caso Mapfre, y de las vacaciones o cierre legitimo de unas instalaciones por Navidad, y si surge una queja no urgente de cualquier otra naturaleza, que se protocolice los modos de cursar la queja y la formalización de la consiguiente respuesta en actos y palabras del superior jerárquico o responsable del departamento al que se atribuya  el fallo, y que a su vez sea la voz autorizada de la federación. No hace falta más. Si la discrepancia persiste, como puede persistir aun existiendo los "Defensores de", para eso están los Tribunales para delimitar y cuantificar las responsabilidades de unos y otros.
La otra noticia relevante del Boletín digital de la FMM es la relativa a los futuros reequipamientos en la Pedriza.

En la noticia cuyo contenido completo puedes/debes leer pinchando aquí. Se anuncia el futuro reequipamiento de los siguientes riscos/sectores de escalada:

Quebranta Herraduras inferior, la Tortuga, la Placa de los Helechales, el Cancho de los Brezos, el Arroyo de los Brezos, Peña Sirio, el Canchal de Peña Sirio, el Cancho de los Muertos, la Placa de la Canalla, la Placa del Emilio y el Pájaro.

Para ello y copio textualmente "Se catalogarán todas las vías existentes, se atenderá a criterios de seguridad en la escalada, se marcarán las vías con chapas oficiales del PNSG y se publicarán en la web del Parque y de la Federación las zonas que oficialmente se garantizan para la práctica deportiva"

Como abogado -no en ejercicio- que soy os garantizo que el anterior párrafo tiene muchas lecturas y no todas son positivas, anticipo aquí las dudas al respecto que me vienen a la cabeza 

"...Se catalogarán todas las vías existentes..."  Esto parece más claro, yo entiendo que se abrirá  un registro de vías existentes deportivas, clásicas o de cualquier otra modalidad, para cerrar la posibilidad de nuevos equipamientos y mantener lo existente... Si es así, no tengo nada que decir, pero me pregunto si las vías o incluso los sectores que han sido desequipados, formarán parte de ese catálogo o si por no estar en él en el momento de delimitarse, quedarían definitivamente fuera de la posibilidad de un reequipamiento.

"...Se atenderá a criterios de seguridad en la escalada..."  Esto no lo entiendo en absoluto, si se trata de cambiar un seguro obsoleto por otro nuevo, encantado y viva mi federación, si se trata de que en el catálogo de vías se incluya su grado de exposición a la manera y modo que hicieron Ignacio Luján y David A. Zapata en la guía publicada por Barrabés, también perfecto, pero si se trata de que aquellas que nacieron bajo la corriente de búsqueda de la exposición  deben desaparecer o ver incrementado su número de seguros, o que por ser grandes clásicas deben  ver modificada su naturaleza hasta convertirlas en vías deportivas de varios largos, yo discrepo.

"...Se marcarán las vías con chapas oficiales del PNSG (Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama)"... Esto también está claro, las vías que lleven chapas con esas siglas serán "legales" y las que no, o "alegales" o directamente "ilegales". Este hecho es una herramienta de control que, utilizada de manera  restrictiva podría traer detrás la prohibicion de escalar en muchos sectores.

"..se publicarán en la web del Parque y de la Federación las zonas que oficialmente se garantizan para la práctica deportiva".. Esta frase, el que en la web del parque y de la federación se publiquen las zonas en las que oficialmente se garantice la práctica de la escalada, es la que dice más sin decir aparentemente nada: Puede parecer que toda información es bienvenida y que, a algunos les ahorrará el hecho de tener que adquirir una de las guías existentes sobre la Pedriza.  Pero también puede decir otras cosas, como por ejemplo, si se publican unas zonas sí y otras no, parece que unas contarán con el beneplácito institucional para recibir escaladores y otras no tanto, y entonces ¿Qué pasará con ellas?,  por otro lado el hecho de que nos "garanticen la práctica deportiva" no creo que quiera decir que en esas zonas se garantice nuestra integridad física ya que ningún tipo de escalada es al 100% segura, así pues, lo que parece que se garantiza en estas zonas que serán publicadas es el consentimiento a la escalada y eso ya me gusta menos o siendo honestos no me gusta absolutamente nada.

Como escalador aplaudo toda iniciativa institucional o altruista-privada  en lo que atañe a  reequipamientos, pero mantengo mis reservas en los anuncios a este respecto realizados por la FMM. Aún recuerdo como más o menos bajo el mismo título genérico se anunció a bombo y platillo el reequipamiento de "El Vellón" y aquello se quedó en la sustitución de 10 ó 12 reuniones, que eso sí, estaban en un interesante estado "ruleta rusa",  dejándose muchas más que estaban igual o peor y espits que en esa roca de arenisca y por el tiempo transcurrido son más un "quitamiedos" que el "salvavidas" que deberían ser.

El Vellón es una escuela pequeña, 100% madrileña como La Pedriza (que no Patones) y  allí, al igual que en la cercana Peñarrubia, un día va a ocurrir un accidente grave por fallo del material fijo. La federación al igual que yo o cualquiera que haya escalado por allí lo sabe perfectamente.

Yo, me federo cada año por dos únicas razones: por las coberturas de la póliza de seguros y para financiar los reequipamientos en escalada.  Ninguna otra actividad de la Federación tiene mayor interés para mí...  El contenido del boletín de este mes es bastante desolador si se lee en la clave pesimista que albergo frente a lo institucional, o esperanzador si fuese un tío con una fe imperturbable en el género humano.  Quizás en el camino de enmedio se hayen la mayoría las respuestas... El tiempo dará y quitará razones y, puestos a elegir, ojalá me las quite a mí y la gestión de la Pedriza no se parezca en nada a la de Peñalara donde parece que si te paras a cagar fuera del camino estuvieses cometiendo un delito ecológico imperdonable.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Parece increíble que una Federación no se asegure de que el seguro que proporciona a sus federados es realmente seguro. Lo malo es que a veces lleguemos a la conclusión demasiado tarde, tras un denominado "suceso".
Estoy de acuerdo contigo en lo referente a los reequipamientos de la Pedriza.