domingo, 31 de enero de 2010

Desvarios varios

El 2009 descansa en paz. 365 días consumidos como un refresco en verano, casi sin darme cuenta. Metidos de lleno en la vorágine del 2010 es hora de reflexionar, de hacer balance, de marcar objetivos, de hablar por hablar...


De momento y en lo que aquí nos afecta, sigo enamorado de este deporte y a estas alturas ya me resulta raro... Nunca fui constante en nada, quizás esa sea, junto a mis prontos de mal genio las 2 peores cualidades que me lastran y contra las que peleo día a día. Sin embargo y, salgo algún pequeño bajoncillo, la naturaleza me tira cada vez más y la escalada es el medio perfecto para disfrutarla aunque no el único.


Este año hemos abierto el abanico, y me he vuelto a calzar las Bestard Sherpa, hemos pisado unos cuantos senderos y nos hemos sentido de nuevo llenos... Picos de Europa y La Pedriza, seguro que hay lugares más hermosos... Pero yo no los conozco.


Los días de nieve o de lluvia lejos de producir frustración son tan bienvenidos como los demás, simplemente cambiamos los pies de gato por las botas, desempolvamos los Gore Tex y nos largamos a La Pedri a explorar nuevos rincones o a refrescar senderos ya andados. Me gusta tanto el trekking, que supongo que si llego a viejo, un día me olvidaré de subirme a las piedras y me propondré el llegar tan lejos como mis pies me lo permitan... De momento ya tengo GPS, un Garmin Legend HCX, regalo de Gema... sería perfecto si supiera usarlo... pero de momento es otra vía por encadenar.


Correr. Desde la opo no corría con tanta constancia como ahora: Lunes y miércoles: llueva, nieve, haga frío o calor... Es increíble. Con lo que he odiado toda mi vida correr, como puede ser que desde que crucé la frontera de los 30 pueda obtener tanta satisfacción con esa misma actividad.

Hace no tanto tiempo pasé una época muy dura, se me juntaron mil cosas, me sentí bastante sólo y sólo podía correr... Corría hasta 4 y 5 veces en semana una media de 40 minutos... esos 40 minutos me hacían sentir bien todo el día. Ahora las cosas están muy bien y sin embargo, cuando llego a casa después de correr, el chute de endorfinas me hace sentir absolutamente lleno de todo, plenamente consciente de la buena época que estoy viviendo.


Gema está detrás, en medio y delante de todo. Aunque no se ya que es de su vida nunca le agradeceré lo suficiente a Feito que aquella noche me llevará al Berlin Cabaret y me tuviera allí hasta intempestivas horas de la mañana, me dijo "En este garito se entra sólo y se sale acompañado" y bien que acertó.


Escalar... Me estoy hinchando a encadenar 6c's, Este enero han caído tres y cada vez con menos esfuerzo. Sin embargo sólo "La primera del siglo XXI" en las Placas del Tranco, me ha dejado poso. La "Tuercebotas" y "San Satanás" me han dejado algo frío, todo lo contrario que repetir después de un montón de años "La Picadura del Cerdo" un 6b+ en el que la naturaleza y el equipador parecían predispuestos a dar lo mejor de si mismos.


Proyectos muchos. En lo relativo a la escalada consolidar, y probar algún 7a. Pero sobre todo me apetece incrementar notablemente el número de vías clásicas... mi apuesta este año es hacer una clásica al mes. Ha llegado la hora de quitar el óxido a los friends y a las cuerdas de 9... Mi reto es seguir creciendo y esta es mi asignatura pendiente.

No hay comentarios: