lunes, 9 de marzo de 2009

Sector Miguel Angel Blanco, última cruz... por ahora.

Ayer pudo haber sido el colofón a un buen fin de semana de escalada... Pero cuando finalmente pasé la cuerda por la cadena de la "Superguapísima", la última vía que me quedaba por encadenar de este sector (hasta 6c) no estaba contento del todo.

Primeramente el sábado no tuve mi mejor día personal y cometí un error que pudo haber costado un disgusto serio. Resumiendo, me ofrecí para mostrar a una pareja de amigos que era eso de la escalada. Subimos a Tres Coronas y cuando creí que estaba todo controlado les dejé de prestar atención mientras uno descolgaba al otro, además le pedí que durante el rapel volviera a chapar las cintas de la pared para dejar montado un segundo tope rope... Resultado: Un péndulo contra una roca del suelo... imperdonable... y previsible. Gracias a Dios, o al ángel de la guarda de los escaladores o a que se yo... la ostia fue contra el costado y contra la arista más roma de la roca... no quiero pensar que hubiera ocurrido si se da contra su esquina afilada y golpea con un riñón o contra la columna... No sucedió por menos de un palmo y la cosa acabó en un fuerte golpe, una bajada de tensión pasajera y ganas de vomitar... Lo siento en el alma... y tomo nota.

Por si no hubiera acabado de reforzar "nuestra amistad" al final del día pruebo una vieja enemiga mía, "El Mensaje del mago" un 6b+/6c de pura adherencia y no salgo de la primera chapa... Me chino y me da por no hablar con nadie en la siguiente media hora... Me pasa raras veces en esto de la escalada... pero me mosqueé con el mundo y lo pagué con quienes tenía cerca... Mea culpa, no es justo y no tengo argumentos válidos para buscarme explicación a mi mismo.

El domingo volvimos a la carga, Gema, que no se como me aguanta, y yo. Tenía cierta ilusión por escalar con los dos Joses de Tielmes y sus chicas. Apenas conocían Quebrantaherraduras inferior y quise mostrarles una escalada más característica de aquí y por qué no decirlo... probar con ellos "La Superguapísima" mi proyecto pendiente. A Gema le aguardaba "Doble Gerundio" (V+) y para el resto de chicas "La Guapa". El problema fue que cuando llegamos ya se nos habían adelantado otros y acabamos emigrando a la parte superior del sector, mucho menos conocida y bastante más solitaria. Allí esperaban "La amenaza de Apophis" (V+) y "Apostando por el Trece" (6b). También había otras dos vías, un 7b+ y un 7a que obviamos con elegancia.

Me gusta explorar terreno desconocido, y dar con el camino de acceso a las vías me resultó divertido. Casi llegando a pie de vía, un escalón de 1`60 m de alto nos detiene, la roca está húmeda y un tropezón nos manda 15 metros más abajo rebotando entre rocas... buscamos alternativas y no damos con ellas. Este es el camino y por aquí hay que pasar. Uno de los Joses coge el toro por los cuernos y abre el camino que luego recorremos los demás, eso sí con mucho cuidado de evitar sustos innecesarios.

Las vías son de pura adherencia y tienen una reunión común. El granito está tan "nuevo" que a pesar de ser súper rugoso, se deshace al pisarlo como si fuera arenilla... El Vº no es nada fácil y hay que apretarlo; eso sí, siempre desde el punto de vista de una persona que no practica pura adherencia habitualmente. Muy apurado chapo la reunión y, poco a poco, todos los demás van "pasando por caja". Veo desilusión en sus caras... la misma que yo sentí al probar las vías de La Pedri por primera vez...

__¿Qué coño es esto? - ¡Y encima las chapas a tomar por culo!

Jose ha encadenado 7b y tiene 7a a vista y las pasa putas, el otro Jose ni siquiera se decide a escalar de primero... El miedo es una sensación contagiosa y las chicas ya están derrotadas antes de empezar.

El 6b no iba a ser mejor... lo único bueno es que los dos primeros seguros se chapan fácilmente y eso le quita hierro al asunto... La verdad es que para mí son dos buenas vías y que los seguros están puestos correctamente, pero escalar adherencia pura es chocante y a nuestros amigos les deja mal sabor de boca.

La SuperguapísimaFinalmente bajamos al nivel "popular", Gema encadena de nuevo "La Guapa" y Los Joses se pegan con "Estás más negro que un grajo"... El aleje final de la salida a la placa no les mola y les veo a punto de tachar a La Pedriza de la lista de escuelas a volver... Justo en ese momento invito a Jose a probar mi proyecto... y así comienza la trepada a vista de la Superguapísima... Poco a poco va leyendo la vía y ganando altura, a media vía se encuentra una sección fácil sin asegurar y tarda unos segundos en decidirse... finalmente cruza los 3 o 4 metros hasta el siguiente seguro y lo chapa... desde abajo, se que le está gustando. En ese punto hay un descanso muy bueno y desde ahí solo falta el arreón final compuesto por una placa lisa que al principio tiene algunas ñapitas y finalmente se convierte en adherencia pura..., poco a poco va chapando los dos parabolt que salen a su paso hasta que ya solo queda la cadena por encima de él y entremedias, el paso más duro de toda la vía... El tío se la saca dinamizando a tope hasta la cadena y el resultado es un pedazo de vía encadenada a vista.

El grupo celebra el encadene y poco más tarde le sigo... pero con un pegue más entre medias y otro de la semana anterior.

No sería justo decir que he encadenado todas las vías de este sector hasta las posibilidades de mi grado, es decir, 6c. No sería justo porque estaría legitimando de alguna manera lo sucedido con "Escolopendra", "Hot Pants" y "Picotari", tres 6b+ de prometedoras líneas que algún tonto del culo, en base a argumentos absurdos, ha decidido desequipar, echando por tierra el trabajo, el dinero y la ilusión de sus creadores y robándonosla a toda la comunidad escaladora. No se trata de defender que se pueda equipar en cualquier parte, sino que en este caso, el afán de protagonismo de un abrazafarolas, que diría García, ha dejado sin seguros un bordillo de roca de 15 metros en donde solo es lógica la escalada deportiva y, donde no existe zona de nidificación de aves. El otro pseudo argumento... lo de mezclar la política con la escalada, es tan del género tonto, que no perderé ni una línea más en explicar que dos y dos son cuatro y cuatro por cuatro dieciséis.

No soy equipador, pero si alguien de buena fe se anima, le cedo gustoso los parabolt que hagan falta y las reuniones. Sería un placer.

2 comentarios:

Fer dijo...

Mucha tela. El golpe, esa adherencia, los desequipamientos. ¡Qué mundo este!
Ánimo y a por los séptimos.

Free dijo...

Demasiada Tela quizás.