martes, 6 de enero de 2009

Un viaje más, otra muesca en el revolver llamada Leiva

Ya no existe el 2008 más que en los libros de historia y no se si sentir alivio o pena. Este año no ha pasado precisamente sin pena ni gloria, pues de todo ha tenido y de una intensidad tal que no resistiría otro año así. A este tipo de años se le denominan convulsos, y este en particular se ha saldado con muertes, con bajas entre los pocos que me importan, y vida, vida que ilumina un sendero que quiero pisar, y una mano que me agarra y a la que agarro porque no quiero perder lo único que aun valoro por encima de mi existencia.

En el 2008 supe por última vez de gente que ya no se si era mi amiga, si lo fue alguna vez o si les importó algo en algún momento que no fueran su ración de jijijís o jajajás. También la vi y hablé con ella por última vez... no quiero ni pensar lo duras que habrán sido estas navidades para sus padres y hermana, a veces, pienso tangencialmente en ello y cambio enseguida la dirección de mis pensamientos, pues no puedo soportar la intensidad del dolor que siento. También jugué al dominó por última vez con mi abuelo. Gracias a Dios pude despedirme de él en condiciones y por una vez pude estar donde tenía que estar en el momento en que tenía que estarlo.

Cuando preparaba la mochila para ir a Leiva, vía Orihuela y Torrevieja, en las mini vacaciones que, finalmente y con mucha lucha, pudimos compartir Gema y yo, todo eso iba guardado en los distintos compartimentos, pero lo suficientemente oculto como para permitirnos disfrutar de cada día y no olvidarme de unas personas que han querido siempre lo mejor para mí.

El móvil vibra. Gema ya está aquí. Mi madre me ayuda a bajar los cajones con la comida y los aislantes. Yo cargo con la mochila del material de escalada, la garrafa de agua y la bolsa de la ropa. Gema me enseña esa sonrisa por la que yo mataría... por la que vivo, e iniciamos viaje. Nuestra primera parada es Torrevieja, allí están Susana y Javi, dos personas increíbles con las que compartiremos los días venideros. La casa es un apartamento de verano que hace mucho tiempo que no se habita... está fría y con mucha humedad por la proximidad del mar... No tarda en aparecer un viejo compañero del pasado... la alergia. La cena la disfrutamos entre los espaguetis, las risas, el picor de ojos y los kleenex... finalmente nos vence el sueño... mañana será nuestro primer día de vacaciones.

El Rincón de Bonanza, en Orihuela, es la primera parada de nuestra gira escaladora por el Levante... Sin embargo la cruel realidad se hace presente en algo en lo que no había reparado hasta ese momento: desde el robo, no tenemos casco y en Bonanza lo que hay realmente interesante son las vías de varios largos, no me va el rollo de meternos a coco descubierto y tampoco tenemos guía para buscar alternativas más deportivas, así que tras el paseo hasta el pie de vía, nos lo pensamos mejor, y Gema y yo nos vamos a zampar al Burguer King donde encadenamos sendos whopper con todo su colesterol y grasaza... Nos ponemos como el tenazas y no nos sentimos en absoluto mal por ello.

Sin éxito búscamos la guía de la zona, pero no tenemos suerte en el Sprinter y desistimos.

Susana y Javi encadenan su vía y nos reunimos justo antes de salir hacia Leiva a donde llegamos sobre las 9 de la noche. El Berro será nuestro campo base, el parking la sede para Javi y Susana y el Camping de Sierra Espuña para Gema y quien esto escribe.

El camping está muy bien... no hay mucha gente y la que hay es súper respetuosa. Después del Camping Las Dunas en nuestra visita a San Bartolo se nos estira la orejilla cuando oímos la palabra camping... pero en este caso triunfamos. Baños limpios, agua abundante y muy caliente y una parcela acogedora con vecinos silenciosos. Nos encantó y lo recomendamos, además está a 10 minutos en coche de la pista que da acceso a los sectores.

Después de levantarnos, ducharnos y desayunar vamos a ver a Javi y a Susana que se están aun desperezando. Así que, por no agobiar y por no agobiarnos esperando, nos ponemos en marcha hacia la zona de escalada. El acceso hasta la barrera no está muy bien explicado en la guía y nos perdemos 50 veces hasta que finalmente damos con él. En ese momento Gema tuvo la buena idea de coger el paraguas. Parecía que había olido la lluvia, porque al poco rato empezó a caer y ya no pararía en todo el día.

Lejos de frustrarnos y parapetados bajo el paraguas, decidimos darnos un paseo hasta el refugio y tomar un primer contacto visual con las paredes.

El paseo se prolongó durante casi 3 horas y sirvió para definitivamente echar fuera el estrés que parecía haberse venido conmigo en el viaje... Cansados pero contentos volvemos al campo base donde Javi y Susana nos agasajan con un espectacular pollo en salsa que degustamos tranquilamente en una mesita del camping, mientras ahí fuera, el cielo se descargaba bien agusto.

Durante las siguientes 3 horas jugamos al parchís, al fútbol, al voleibol, a saltos de altura, a pasar por debajo de una cuerda, a los equilibrios en la cuerda floja.... Cuando nuestros cuerpos no pudieron más, nos retiramos a conquistar un merecido sueño, que repuso nuestras fuerzas, pero que también, señaló con agujetas zonas de nuestros cuerpos en las que hacía tiempo que no reparábamos.

Por fin amanece con el cielo azul y, sin madrugar, pero sin entretenernos, nos ponemos en marcha hacia la escuela. Nos despedimos de Susana y Javi justo en el desvío hacia el sector deportivo de La Pecera. De nuevo, la falta de casco nos retira de las largas tiradas verticales y sencillamente nos abrazamos a una zona de deportiva de buena calidad, integrada por vías del entorno a los 25 metros de longitud, con una excelente roca que se asemeja bastante a la de Quirós, aunque algo más oscura y un poco más rota (me refiero a con más agujeros). Este parecido, comprobé ayer, que no era solo apreciación mía, pues buscando croquis del sector, El Chavo, ya lo mencionaba en una entrada bastante reciente.

Hicimos 5 vías. En los V`s y 6a+ que probamos, las chapas alejaban bastante y por eso Gema prefirió tentarlas al tope rope... Buenas vías, pero a veces hay que pensar también en los que empiezan. El primer seguro a 6 metros del suelo suena un poco a mala leche cuando se trata de una vía de Vº.

La guía tiene unos croquis que no me convencieron y las vías tampoco están "bautizadas" con su nombre, asi que albergo alguna duda razonable respecto a que escalé en concreto. Lo que si que puedo decir es que todo lo que hicimos me pareció buenísimo e hizo merecer la pena el desplazamiento.

Esa noche llegaron Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente que tuvieron a bien ser bastante generosos a pesar del año de crisis que llevamos a cuestas.

El martes fue un día de trámite pero muy agradable, desayunamos, nos duchamos, recogimos y volvimos a desayunar con Javi y Susana. Tras el segundo almuerzo llegó la hora de decir hasta pronto a Leiva y poner rumbo a Madrid, pues las obligaciones laborales, y mientras siga sin tocarnos la primitiva, continúan marcando el ritmo de nuestras vidas.

Las vías que escalamos se llaman así:

El Delfín (V):
La Tortuga Carey (V+): De los mejores V's que he escalado, realmente buena, pero con alejes excesivos.
La Ballena Azul (6a+):
El Sargo Real (6a+): de está tengo dudas, pues no se si la hicimos realmente o si se trataba de una variante de la "Ballena Azul".
El Nudibranquio (6b+): realmente la escalé por confusión... conté las vías y pensé que se trataba de "El Pulpo Roquero", más tarde, nos dimos cuenta que se trataba de la anterior, por el número de seguros y por el desplome que hay que superar al final de la vía. Excelente línea que no encadené y que merece una próxima visita.

7 comentarios:

Fer dijo...

¿Primera chapa a seis metros del suelo?
Deja atrás 2008.
2009, cien veces mejor.

Free dijo...

2009 mola. Éxito en la ITV, empezamos bien el año.

cesarob dijo...

¿Viste en el Rincon de Bonanza un sector deportivo que hay? ¿Si es así no te llamo la atención?
Yo no he escalado ahí, pero me hubiera gustado.
Al lado tienes la Boveda de Orihuela, con unos viotes de escandalo (eso si, grado a partir de 6c +/-).
Saludos!

Free dijo...

Hola Cesarob, de tu comentario saco la conclusión de que no me expliqué bien en el post. No está bien dicho que lo único que hay interesante en El Rincón de Bonanza sean las vías de varios largos... Salimos de Madrid sabiendo que haríamos parada allí apenas al empezar viaje. No tenía información de ningún tipo de Bonanza más que la que tenían Javi y Susana (una zona con 2 vías de unos 5 largos cada una)... Una vez allí y visto el problema con los cascos, intentamos comprar la guía para situarnos mejor y buscar alternativas... pero no la encontramos. Así que íbamos a ciegas pues no entraba en el programa inicial. El Rincón de Bonanza puede ser una grandísima escuela con zonas deportivas de calidad... pero aunque estuve allí no lo se. Si finalmente vas me gustará saber que te pareció. Un abrazo.

Chavo dijo...

Pasa Free...

Buenisima la pecera eh?A mi me quedaron ganas de hacer un viaje a hacer las vias largas de allí...Me recomendaron la carnaval(vlady hizo un croquis de la via en su blog)...a ver si un dia coincide y voy a hacerla.

Como mola Murcia...

Un abrazo y feliz año.

Anónimo dijo...

Carrillo Cantabella
200m de V+ equipada, bella-bellisima
(mu bonica como dicen por allí)

Free dijo...

Hola Chavo, a mi me han quedado muchas ganas de volver. De hecho, estuvimos de viaje 4 días y solo pude escalar uno. Creo que la zona es muy buena. Me gustó la roca, me gustó el entorno y me gustó que hubiera que patear para llegar a las vías. Se que volveré, igual hasta coincidimos por allí un día.

un abrazo y a ver que tal nos sale este recién nacido 2009.

Anónimo, menuda escuela! A defenderla y protegerla. Espero hacer pronto esa vía o la Carnaval... o todas las demás porqué según la guía todo está entre bueno y excepcional.

Un abrazo.