domingo, 23 de marzo de 2008

San Bartolo

Salimos el mártes pasadas las 17.30, habíamos tecleado las variables sol, escalada, playa y relax y el monitor escupió en letras rojas intermitentes: Tarifa - San Bartolo -Playa de Bolonia. Metimos las coordenadas en el GPS y 9 horas más tarde montábamos la tienda en la zona más solitaria del camping "El Jardín de las Dunas" en la Playa de Punta Paloma. Todo estaba en calma, eran las 2 de la mañana y nos las prometíamos muy felices.

El miércoles decidimos tomárnoslo con tranquilidad, hasta el domingo sobraba tiempo para hacer de todo y visitamos Tarifa con la excusa de hacer unas gestiones bancarias. El primer acto puramente vacacional fue tomarnos unas cañas en el BarLovento. Eran las últimas cañas que se servían en ese bar pues con ojos llorosos el barman y arrendatario nos dijo que le desahuciaban... ¡glups! qué puntería... El tío de cuando en cuando salía a llorar a la calle y nosotros nos tomamos las cañas con un nudo en el estómago... Mal presagio.

Esa mañana fue la última vez que vimos el cielo azul. Acabábamos de terminar de comer cuando empezó a diluviar como no recordaban los más viejos del lugar... -No pasa nada, estamos de vacaciones, esto es el Sur, el temporal acabará pasando y nos queda la tranquilidad del camping- ...Pero no iba a poder ser... A las cinco de la tarde hora zulú, la zona más tranquila del camping, la calle "E", que hasta ese momento solo contaba, además de con nosotros, con una parejita de ancianos guiris y su gato, se transformó en la versión gaditana de la ruta del bakalao.

Cuando los de la parcela contigüa sacaron del maletero una cadena de música y la enchufaron a la toma de luz de las autocaravanas no nos lo podíamos creer... Durante los días venideros Tuneros, bakalas y gitanillos luchan por imponer su música... pero ganan de calle nuestros vecinos de la minicadena... Huímos aturdidos a conocer Barbate... Según las normas del camping a las 11 toca silencio y decidimos resistir. Resistencia vana, estábamos solos contra el mundo, el chunda-chunda y los alaridos juveniles no cesaron hasta las dos de la mañana ni ese día ni el resto...

Jueves y sigue lloviendo. Por nuestros huevos que hoy vamos a ver la playa. La lluvia concede una tregua y asoma el sol, me pongo el bañador y las chanclas -Ya pasó el temporal, pienso confiado- Nos damos un largo paseo por la playa de Punta Paloma donde a la caza del rayito de sol se han concentrado, como hormiguitas ante un mendrugo de pan, los del sky surf... La playa es de interminable arena blanca, dunas y pinos. Poco a poco nos perdemos del mundo recorriéndola, reencontrándonos con la paz interior alterada. En la playa hay semienterradas varias pateras. Quizás alguno de sus integrantes haya alcanzado lo que buscaba, otros quizás se hayan desvanecido para siempre. Reflexionamos sobre los motivos y soluciones a este problema y decidimos darnos la vuelta... Justo en ese momento el cielo decide desplomarse sobre nuestras cabezas mientras la marea creciente ha reducido la orilla a un estrecho pasillo... Metemos el turbo y corremos sobre la límpia arena de la playa, exhaustos llegamos al coche. Estamos empapados, está cayendo la de Dios es Cristo, hace frío y en vez de pantalones llevo puesto un bañador... Lejos de amargarnos, nos lo tomamos con alegría. Los colores del mar y el cielo durante la tormenta bien merecen una carrera por la arena.

Nos damos un rulo con el coche intentado ubicar la escuela de San Bartolo... La guía de David Munilla es algo decepcionante y no facilita en nada la labor. Tras dar unas cuantas vueltas preguntamos a un paisano que nos pone sobre la pista buena. Dando un paseo ubicamos los sectores. El entorno es precioso, las vías tienen buena pinta y la roca empapada también, pocas conclusiones más podemos sacar.

Viernes. Nos despertamos con lluvia tras otra noche de bakalao... varias veces nos hemos planteado irnos del camping, pero nos da pereza desmontar la tienda y hemos ido posponiendo la decisión... Después de desayunar y ducharnos el sol reaparece con rabia y esta vez sí, cogemos los bártulos y nos plantamos en el sector Los Cernícalos que es el más soleado según la guía. La roca es arenisca y presenta un tacto en estas vías como de papel de lija, súper adherente. Disfrutamos haciéndo vías fáciles y tomando un primer contacto. Dos vías tienen la reunión a 30 metros del suelo y desde allí contemplo un horizonte inédito en mis andanzas de escalador. La playa, el mar y la costa africana. Realmente hermoso, pero no me paro mucho a disfrutarlo, la altura me impresiona. Gema está con el kulunguele desde el momento en que se puso el arnés y esta vía la acaba dejando blandita del todo.

Después de tanto relax vertical decido acometer alguna cosa algo más difícil y me voy a la izquierda del sector... abandono un primer intento por tener la vía el equipamiento corroido por el óxido y tropezarme después de un par de parabolts podridos con dos spit hechos polvo consecutivos... Que pena, la vía "Made in Taiwan" tiene un aspecto bien atractivo, pero me gusta "poder contar" lo bien que me lo paso escalando, no como me rompí una pierna. Pruebo la vía de su izquierda... pero aquí ya está la roca menos al sol y conserva mucha humedad del día anterior, el paso de salida es a bloque y se me escapa el gato un par de veces... desisto, acero y tras llegar a la reunión damos por terminado el día. Mañana el sector Mosaico, según todas las fuentes, el mejor de la escuela. y vías de 6b y 6c para aburrir...

Pero no hubo mañana... La lluvia hizo su retorno durante esa misma noche y ya no cedió un palmo más. El sábado decidimos retirarnos, contentos y con un montón de anécdotas, pero también con los objetivos incumplidos. No seré yo quien se queje de la lluvia, nos ha tocado a nosotros y lo aceptamos, pero nos queda la espinita de los objetivos incumplidos. Volveremos. Seguro.

Datos de interés:

Camping "El Jardín de las Dunas": no volvemos ni de coña. Baños sucios, papel higiénico desaparecido en combate, agua caliente... si tienes suerte, y sobre todo, nadie controla que se respeten las normas básicas establecidas por el propio camping. Además, tuvimos un percance con el camping gas y los extintores no funcionaban.

Playa Punta Paloma:

Entorno precioso libre de construcciones y también de servicios, mar y arena limpios a rabiar y dunas llenas de árboles... un paraíso.

Playa de Bolonia:

Lo mismo que la anterior pero con algunos servicios, hostales... etc.

San Bartolo:

Escuela pequeña pero muy bonita, con vías suficientes para pasarlo bien por lo menos una semana. El entorno es súper bonito, una zona montañosa a unas decenas de metros de la playa, plantas de todos los colores y un nutrido grupo de Alcornoques la envuelven, la proyectan sombra y la llenan de olores. Lo mejor del entorno son sin duda las vistas, se domina la playa de Punta Paloma y la costa africana. El mejor sector de la escuela es el Mosaico, bastante visible desde Betis, la aldea en la que se aparcan los coches. La roca es arenisca muy abrasiva y adherente. La distancia a los sectores no excede en ningún caso de los 15 minutos andando. La guía de escaladas de Andalucía de David Munilla no derrocha ni una línea en ubicarla de manera medianamente decente. Ni en darte pista alguna sobre el entorno de la escuela. Entre otros datos no aporta kilometrajes desde Tarifa/Cádiz (aproximadamente 10 Km a Tarifa) y los puntos kilométricos de la N-340 están mal reseñados (dos entradas: la primera nos la encontramos a la izquierda, viniendo desde Tarifa, en el Km 73,5 de la N-340, tiene un cartel con la indicación "Betijuelo/Prohibido el paso zona militar" tomada la carreterilla, a unos cientos de metros tomamos el desvío a Betijuelo/Betis y en 1,5 Kms. nos presentamos en la aldea. La otra entrada está en la misma N-340 pasada la anterior, tomando el desvío que indica "CA-8202 Playa de Bolonia, Conjunto arqueológico de Baelo Claudia" y un poco más adelante tomar el desvío a Betis) . Los croquis que aporta son funcionales y bastan para localizar las vías.

Alojamiento: Hay varios campings en el entorno, el más cercano es el de "El Jardín de las Dunas" y otro junto al anterior de cuyo nombre no puedo acordarme, ambos están en el desvío a la Playa de Punta Paloma que a su vez está a 1 minuto en coche del desvío a San Bartolo (del camping a Betis habrá unos 5 minutos en coche).

5 comentarios:

Nell dijo...

joer que suerte nene.... pero bueno... al menos estabas en muy buena compañia... a ver si nos vemos... chaaaooo

FreeClimber dijo...

Hola bicha, a ver si podemos encontrar un ratillo esta semana para trepar... así me enseñas tu nuevo equipamiento... estoy seguro de que estarás como una niña con zapatos nuevos.

Pep dijo...

... qué lástima que no hayas podido trepar más ... pero al menos lo has pasado pipa ...
Salud

Chinita dijo...

qué lastima...bueno, al menos hiciste algo...
Yo estuve en varias ocasiones...
Una de ellas y la mejor, esta

También me confundí para acceder a esta escuela...nos presentamos en la garita de la zona militar...casi me da algo...jajajaja
Es un sitio para ir...que no sólo escalar...Bloque, playas...atardecer...mucho buen rollo y poco chundachunda....

elchavo dijo...

Ei free,

Tio,que mala suerte...a mi en chorro tb me llovió y la verdad es que te descoloca un poco.

Apunto tus recomendaciones para no estrellarme con lo del camping y eso la proxima vez que vaya para allá

Ciao!