jueves, 12 de junio de 2014

Lo más difícil de andar, es dar el primer paso.

Joder, después de tanta inconstancia, volver a escribir en Bitácora Vertical, es casi más complicado que escalar una vía de adherencia en agosto,  pero aquí estamos, como el Guadiana, apareciendo y desapareciendo, sin saber que nos vamos a encontrar a la vuelta de la esquina.

Una catarata en un ojo me ha hecho parar un mes.  Parar un mes en esto de la escalada, cuando no habíamos terminado de coger la forma,  es casi volver a empezar... y volver a empezar, lo confieso, cada vez me resulta más difícil... Una cantinela conocida para muchos, supongo.

Si no fuera porque en esta actividad, en esta forma de organizarme la vida, en este deporte o como queramos llamarlo, he "encadenado" los momentos y las experiencias más apasionantes e inolvidables de mi vida, hace tiempo que hubiera tirado por otros derroteros.   Pero aquí sigo, en post de sensaciones que quiero volver a convertir en rutina, en costumbres tan agradables, que merece la pena no convertirlas sólo en recuerdos.

La vida sigue, aprobé una opo de perfil bajo y solucioné las necesidades económicas básicas.  Como no podía comprar un piso, o porque en realidad me apetecía más, compré un localito, un taller de ideas o  un laboratorio de sueños, que a cualquiera de los conceptos atiende bien.    El garaje de los americanos vaya, sólo que a tres kilómetros de casa.

En él paso mogollón de horas, horas que antes dedicaba a correr, a montar en bici o a entrenar en el Roco... tantas horas que he tenido que ponerme límites: los fines de semana son para escalar o en su defecto salir al monte, hoy jueves he desempolvado la bici tras 6 meses de abandono y quizás, mañana viernes, vayamos la familia a escalar.

Lograr un equilibrio en el que uno se sienta bien con lo que hace y haga sentir cómodos a los que más quiere, es complicadísimo, pero es también un buen proyecto al que meterle pegues.   Tener éxito en el, quizás sea lo mismo que triunfar en la vida. 

Quiero presentar aquí también a Lukas, nuestro "nuevo" coche.   De momento no hace lo principal, que es andar, pero está deseando hacerlo.   Estoy deseando re-estrenarlo con Gema y Pepa y su radio "oldie total".   En la vida, también hay que tener un par de puntos frikis.  O dicho de otro modo, en todo lo que nos podamos permitir no madurar, creo que es mejor no hacerlo.

Lukas







1 comentario:

Anónimo dijo...

La verdad es que el Lukas es muy chulo!!
Al hilo del título de la entrada, ya sabes de lo de hablar por hablar...Para mi lo más difícil de andar es tener el deseo de hacerlo y confiar en las posibilidades de lograrlo.
Enhorabuena por la entrada, no tardes en escribir otra que luego se me olvida leer...