domingo, 30 de diciembre de 2012

Reencuentros pedriceros

...Ayer volvímos a presentarnos ante las paredes pedriceras del Boalo.  Pilar, nuestro enlace en AEMET, nos había advertido que podíamos contar con la visita de la lluvia, pero también que el frente iba a pasar rápido, muy rápido, quizás en media hora.  Por media hora de lluvia en una cara Sur con paredes de granito no se aborta un plan de escalada.

El viernes habíamos recibido la llamada de Javi y enseguida organizamos una quedada con Zulema, si se presentaba Susana seríamos cinco más las perras. Un deseado reencuentro sobre un sencillo gran plan de escalada.

Así que nos dimos un abrazo, nos pusimos al día, y nos metimos los 35 minutos de pateada de rigor.  

Mientras nos ponemos los arneses el sol aprieta... nos quedamos en camiseta y nos congratulamos de la suerte que hemos tenido.

Ver escalar a Javi sigue siendo un espectáculo... Verme a mí actualmente también.  Aunque de otro tipo muy distinto.

Total que tras los chicos les toca a las chicas y a las chicas a media pared les pilla el chaparrón.


En cosa de 20 minutos el sol ha dado paso a una espesa niebla y la niebla  a los 30 minutos programados de lluvia...   La pared está empapada y la niebla no va a dejar que se seque... Nos resistimos por una hora, tirando palos a Pepa que no puede creerse su buena suerte.  Como siempre, la suerte va por barrios.

Finalmente nos retiramos, Javi nos ofrece un bocata de lomo, y algo tiene que tener este chico que en lo que se trata de cocinar, hasta los bocatas le salen bien.

La Jara nos da cobijo durante las cervezas de rigor... y nos retiramos a los madriles.  

Un día especial después de todo.  

No hay comentarios: