domingo, 19 de febrero de 2012

Tarjetero = Pódologo

...Sucede que de vez en cuando una uña crece hacia donde no debe... Sucede que esos pies de gato "de encadenar" son varias tallas más pequeños de lo que deberían, y sucede, que una uña puñetera (uña puñetera = uñero) en un gato apretao' constituye una muy dolorosa combinación.

Así pues, situados en la premisa, llega el momento de visitar a un podólogo y como me ha ido muy bien, yo recomiendo la Ortopedia Plaza en la calle Toledo 60:


 Allí trabajan varios podólogos que seguro que son buenísimos, pero yo recomiendo a Javier García, que es el que me atendió y aniquiló mi "problema uñil" a completa satisfacción.

Por último, el precio me pareció justo: 19,90 euros, por los que además de arreglarte el "estropicio" te hacen un repaso al resto del pie para  que escales... sin apretar de más los dientes.

No hay comentarios: