miércoles, 22 de julio de 2009

6c

Iba tocando ya una entrada sobre divagaciones personales referidas a la escalada.

Partiendo de que cada uno se toma esta actividad como quiere y puede, lo cierto es, que si practicamos este deporte, más temprano que tarde todos nos veremos en la necesidad de reflexionar sobre la cuestión del grado. Unos, para aceptar que nunca superaran el V+ ó el 6a (bien porque no pueden físicamente, bien porque no pueden o quieren dedicarle el tiempo necesario por tener otras actividades, hobbies u obligaciones que atender) Otros, quizás simplemente carezcan de ambición... pero a estos niveles, si la afición a la roca persiste, las vías se agotarán rápidamente y, o bien se da el salto a vías de mayor dificultad, o bien la afición muere por falta de terreno de juego.

En mi caso, yo me enfrenté a la pregunta del grado al poco de empezar, lo mío fue un flechazo con la roca y desde el principio me negué a ser un eterno principiante anclado en las vías de iniciación. Como mis amigos se tomaban lo de escalar como un deporte más, su afición se traducía en escalar un día a la semana, una semana sí y dos no... por lo que siempre escalábamos las mismas vías. Yo no conocía a nadie, no sabía manejarme en los foros (ni siquiera sabía que existían los blogs) y tardé mucho en "arrancar" de forma que al menos pudiera garantizarme compañeros para escalar un día a la semana. Por otro lado, cuando la cosa cogía forma, tuve un desprendimiento de retina que me tuvo 6 meses fuera de toda actividad deportiva y luego 2 años más de parón por la oposición... Hoy llevo a cuestas una temporda larga de casi un año y medio con apenas 3 fines de semana de parón y he cumplido mis objetivos para el 2009.

A la pregunta personal de que quiero con respecto al grado, a principios del 2009 ya lo tenía clarísimo, quería escalar y encadenar 6c's en todo tipo de terrenos dentro de la escalada deportiva y, si para su consecución tocaba abandonar 10 maillones cada mes y darse 20 vuelos, pues sin problema.

Según mi propia experiencia, las vías pueden ser buenas, fantásticas, malas o pésimas en cualquier grado, pero el hecho es, que cuanto más grado escalemos, más y mejores vías podremos hacer y por tanto, más lugares podremos visitar, más completos seremos como escaladores y más cómodos escalaremos en los grados fuera de nuestra primera línea de fuego...

El 6c es un juguetito, es un grado en el que los septimogradistas ya aprietan los pasos y se hace necesaria cierta constancia, también es necesario aceptar como posibilidad el vuelo cuya realidad se hace mucho más presente. Por otro lado, a nada que persistamos, un día nos veremos encadenando un 6b y, en ese momento ya no nos parecerá un objetivo tan remoto de alcanzar.

En los 6c's El repertorio de pasos se amplía y empiezas a encontrarte con situaciones nuevas... el coco hace músculo y aumenta la capacidad de soportar el estrés... Puedes encontrarte grandes desplomes, placas aparentemente limpias de agarres, dinámicos, monodedos... Jorge Andreu, un colega con el que compartí muchas vías, decía que a partir del 6c empieza la auténtica escalada... Si bien yo opino, que la auténtica escalada empieza desde el momento que nos decidimos a escalar de primero, comparto con él, que los 6c's contienen pasos de vías mayores y menores y ya hay que tener un mínimo de cualidades y dedicación para encadenarlos.

Sin embargo el 6c es también un poco "tierra de nadie", o bien es un grado sobrevalorado y no se prueba, o bien se sobrepasa rápidamente en busca del séptimo grado (¿la tierra prometida?). Realmente no conozco a nadie, en mi ámbito de escalada, que tenga por objetivo encadenar un 6c y, como casi siempre me encuentro estas vías vacías, he llegado a la conclusión de que este grado es el "eslabón" que separa "Las grandes ligas de las pequeñas" y como tal, no es objetivo de nadie.

Como yo soy rarito, mi objetivo a principios de año, era encadenar 12 vías nuevas con ese grado y en cualquier terreno. Cuantitativamente el objetivo esta logrado y cualitativamente casi... pues si bien he encadenado un buen puñado de 6c's en caliza, granito y arenisca, ninguno ha sido de adherencia pura (esas placas pedriceras...) quizás este invierno tenga más afilado el sable... quizás no. Por lo pronto seguiré luchando por sumar 6c's y empezaré a tentar más a menudo los 6c+, a ver si en una de estas, alguno cae a vista y me toca gustoso, pagar las cervezas en el bar.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena, sigue disfrutando y mejorando y yo que lo vea!!

Vlady dijo...

Qué hay Free:

A lo mejor es por que no hay muchos 6c's equipados...

Salu2

cesarob dijo...

Yo pienso de que el borderline en lugar del 6c es el 6b+. IMHO ;).

Saludos!

cesarob dijo...

Lo de ponerse objetivos es fundamental para progresar. Yo como ahora no tengo así me va.... :p

Free dijo...

Cesar, estoy contigo en que la dificultad seria empieza en el 6b+. De hecho hace un año que no me sale ninguno a vista. Pero precisamente por ser como tú dices "el borderline", entiendo yo que esas vías están entre los objetivos de un grupo de personas que escala precisamente hasta ese grado. El 6c quedaría fuera de sus expectativas y de las de los que están más fuertes... como TÚ por ejemplo ;-)

Los objetivos son una forma de motivación y de luchar contra el estancamiento en el que llevo años sumido... De todas formas soy bastante friqui respecto al registro y análisis de todo lo que hago escalando... quizás es una forma de vivir la experiencia dos veces.

Ke pasa Vlady? Es verdad que es un grado que no abunda... pero tampoco son tan raros... de hecho yo creo que hay menos 6b+.

Querida anónima lo mismo digo con respecto a ti.

Fer dijo...

Efectivamente en deportiva si te quedas en V/6a el repertorio se acaba. Pero en clásica hay para parar un tren.
Lo de ponerse objetivos: indispensable para evolucionar.
Slds

Free dijo...

Totalmente de acuerdo Fer, creo que el año que viene o quizás a finales de este empiece a combinar clásicas con deportiva... Todo es seguir creciendo. Espero que me dejes compartir alguna contigo.