sábado, 19 de enero de 2008

Trinvirato en El Vellón, toma 5.

Hoy era la jornada clave, el día D y la "Hora... de los Fantasmas". Con esta vía completo la repetición de los cuatro 6c's que logré encadenar en mi mejor momento de forma... Tiene su significado especial, porque de eso hacía ya tres años y de mi vida de entonces a la de ahora no queda nada y casi no queda nadie... Es un poco rollo Ave Fenix, al menos en lo que se refiere a la escalada.

El día presentaba otros alicientes, Sergio "Avista", Jorge y yo compartíamos cuerda por primera vez y creo que hubo feeling, de hecho, ya tenemos plan de asaltar Cuenca el próximo domingo y me gustaría pensar que ese sea el principio de un montón de planes en común.

Avista volvía a la actividad vertical después de una larga ausencia y creo que esta vez con intenciones de quedarse. Su estado de forma no era malo, ni mucho menos y cumplió más que sobradamente con el guión. Jorge llegó algo cansado de su vuelta a la vida laboral y de las palizas a las que le somete Máximo Murcia en los entrenos, y no encontró todo su "punch". El día que asimile todo ese esfuerzo físico va a ser imparable pero de momento... le he metido 5 puntitos más de distancia en 8a.nu

Este fue el menú:

La mejor vía de 6a de todo El Vellón (según Jorge), la "Miami Vicio" 6a para calentar, luego "Viviendo en el pasado" 6b, que cayó al segundo pegue (Avista la encadenó al Flash), una vía ciertamente bonita con un paso de aguantar el bloqueo para chapar la segunda en el que parecía que la mano quisiera abrirse. La "Capitán Nemus",6b+ claudicó al 2º pegue , esta extraordinaria vía concentra toda su dureza en poner la exprés y pasar la cuerda en el 2º seguro, no es peligrosa pero tiene un buen apriete, una vez asegurados, la vía es ya solo aguantarla hasta la cadena. "La Hora de los Fantasmas " 6c, hubiera sido la última vía si Sergio no hubiera decidido probar la "Mescalito sin dientes" 6c de placa que nos terminó de matar a los dos.

La llegada al bar fue ya un tema de supervivencia, la Mahou, las risas y la camarera rumana nos hicieron sentirnos felices y plenos.

No hay comentarios: